jueves, 15 noviembre 2018
02:40
, última actualización
Local

El aumento de médicas permitirá reducir la jornada para conciliar

Salud estudiará repartir más las guardias en el SAS, donde siete de cada 10 trabajadores son mujeres

el 16 ene 2012 / 21:50 h.

TAGS:

En Andalucía hay 18.378 médicos contratados por el SAS o empresas públicas. / efe

La creciente feminización del sistema sanitario andaluz (SAS) va a motivar a la Junta a "replantear a medio plazo la jornada laboral de médicas y enfermeras para atender las necesidades de un colectivo (la mujer) que pone más acento en la calidad del empleo que en el salario". "Hay una mayor preferencia por parte del colectivo femenino a tener una jornada laboral más adaptada a la conciliación familiar que cuando ha predominado la parte masculina", afirmó ayer la consejera de Salud, María Jesús Montero. Ahora mismo siete de cada 10 sanitarios andaluces son mujeres y la tendencia crecerá. Entre los veteranos (mayores de 62 años), sólo el 16% son médicas. Pero entre las generaciones que se incorporan (menores de 32 años), el porcentaje alcanza el 65%. Tres de cada cuatro profesionales que llega al SAS son mujeres (40% enfermeras y 30% médicas). La edad media es de 47 años.

Montero presentó el Estudio de Necesidades Profesionales 2011-2039, un informe que se renueva de forma cíclica, y que sirve a Salud para planificar su plantilla con tiempo (un aspirante a médico tarda diez años de media en ejercer). El último informe, de 2009, vaticinó que como consecuencia de la jubilación masiva de facultativos prevista (24.500 en los próximos 25 años), Andalucía se expondría a un déficit preocupante de médicos. Salud pidió entonces a las universidades andaluzas que ampliaran el número de alumnos en las carreras de Medicina para adecuar la oferta a la futura demanda del mercado laboral. Así se hizo. Cada año solían licenciarse 800 estudiantes de Medicina de 880 (hay un 10% de fracaso). La cifra se elevó hasta los 1.128 candidatos al MIR cada año, lo cual ha aliviado las necesidades del sistema, pero no evitó que ayer Salud volviera a reclamarles que eleven el tope de alumnos a 1.300. "Si no se produce ese incremento, la tasa de médicos será razonable pero insuficiente. Podríamos sobrevivir con el ritmo actual", dijo. Ocurre lo contrario con las facultades de Enfermería, que aportan más efectivos de los que el mercado podrá absorber (1.671 cada año). "En el futuro puede ser necesario ir a la baja en el número de alumnos de Enfermería para que no haya un paro generalizado en el sector", dijo Montero. El sindicato de enfermeros Satse calificó de "irreal" esta previsión.

Con todo, Montero auguró que el freno previsto en el crecimiento poblacional debido a la crisis (400.000 andaluces menos en 2039) ha suavizado las previsiones con las que se venía trabajando. En la última década también han descendido de 10 a tres el número de especialidades médicas deficitarias, debido al impacto de las jubilaciones. En 2011 siguió patente la necesidad de más personal para cubrir las vacantes en Nefrología, Análisis Clínico y Cirujía Pediátrica.

Estos factores de corrección hicieron que ayer la consejera pusiera más énfasis en el tema del aumento de mujeres en el SAS. En el futuro, Salud abordará con los sindicatos una reforma de los convenios colectivos para "acomodar la jornada laboral a la conciliación". En la práctica será una reducción del horario efectivo de los sanitarios -que se traduce en menos guardias- y un consecuente recorte salarial. La sanidad es un sector muy feminizado en el que las trabajadoras prefieren renunciar a cubrir las guardias de 24 o 48 horas para poder quedarse con su familia. Éste es un fenómeno que no ocurre en profesiones más masculinizadas. "En zonas donde tenemos más dificultad para la cobertura de guardias, el incremento retributivo no es un estímulo para la población femenina, que prefiere una conciliación mejor", dijo Montero. El secretario general de Calidad y Modernización, José Luis Rocha, avanzó que una posibilidad para flexibilizar la jornada, que se hace en otros países europeos, es distribuir las guardias de 24 o 48 horas entre más personal: menos guardias para cada médico o enfermero. Rocha aclaró a Europa Press que la reducción de esas horas mediante el reparto de las cargas de trabajo supondría, en la práctica, una reducción de la jornada laboral. "Aunque la jornada laboral es de 35 horas semanales, un médico hace muchas más por las guardias".

  • 1