lunes, 22 abril 2019
06:23
, última actualización
Economía

El aumento del desempleo condiciona el gasto público

Pensiones y prestaciones concentran cuatro de cada diez euros de las cuentas del Estado para 2010

el 29 sep 2009 / 21:34 h.

Prioridad en el gasto social, con especial atención a pensiones -cuya partida aumenta un 2,1%- y a prestaciones por desempleo, que se disparan un 58%. Son las claves del proyecto de Presupuestos para 2010, marcado por la subida de impuestos con la que hacer frente a ambos capítulos, que absorben cuatro de cada diez euros.

Los primeros Presupuestos elaborados por la sucesora de Pedro Solbes, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, llegaron ayer al Congreso de los Diputados marcados por la imparable escalada del paro, el consiguiente gasto en políticas sociales y la polémica subida de impuestos que, como advirtió Salgado, no va a tener carácter temporal.

Como viene siendo habitual en las últimas cuentas públicas, algo más de la mitad del gasto -en concreto, 51,6 euros de cada 100, hasta los 180.848 millones-, tiene un componente social, ya que las partidas destinadas a pensiones y a prestaciones por desempleo acaparan prácticamente el 40% del gasto.

Para hacer frente a la destrucción de otros 303.500 empleos que prevé el Gobierno en 2010, hasta alcanzar los 4,3 millones de desempleados, el mayor esfuerzo y, por ende, el mayor incremento lo asumirá el departamento de Celestino Corbacho, que casi triplicará su techo de gasto, hasta los 23.433 millones, lo que representa el 12,6% del total y un incremento del 165%.

La razón hay que buscarla en las prestaciones por desempleo, que obligarán al Ejecutivo a hacer una dotación adicional de 16.434 millones a los Servicios Públicos de Empleo. En total, a este fin se destinarán más de 30.600 millones, un 58,7% más que en 2009.
Aun así, las pensiones siguen siendo el mayor gasto, con 108.282 millones, el 2,1% más, fruto de la subida del 1% para las pensiones contributivas y que alcanzará el 2% para las mínimas -ver tabla anexa-.

La vicepresidenta económica defendió las cuentas argumentando que son las "adecuadas" para el momento económico actual, ya que se centran en combatir los efectos de la crisis sobre empresas y ciudadanos y sientan las bases de la recuperación.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2010, que ahora será sometido a un complejo proceso de negociación con los grupos parlamentarios, plantea un límite de gasto de 185.249 millones (el 17% más), frente a unos ingresos de 121.627 millones, y se han realizado sobre una previsión del precio medio del petróleo Brent de 67,20 dólares.

En este último capítulo, el Ejecutivo prevé un aumento del 21,2%, debido al comportamiento menos negativo de la economía, la eliminación de la deducción de los 400 euros -que hará crecer un 7,2% los ingresos por IRPF, hasta sumar 70.446 millones-, y la subida de impuestos.

Precisamente, el ajuste fiscal aportará 11.000 millones, de los que 6.500 entrarán en caja durante 2010. Unos 2.800 millones se trasladarán a las administraciones territoriales para reducir su déficit y el resto se recaudará en 2011.

En el ámbito del gasto, las cuentas presentan una reducción total del 3,9%, que se ahonda hasta el 5,4% para el conjunto de los ministerios, lo que para Salgado demuestra un esfuerzo de austeridad "sin precedentes", con recortes en las partidas no prioritarias.

Claro que no todos salen igual parados. Junto a Trabajo, los grandes beneficiados son Sanidad y Política Social, con un incremento que roza el 16%, hasta los 2.768 millones, en buena medida por las partidas destinadas a Dependencia, que aumentan en 422,4 millones.

Justicia será otro que no tendrá que apretarse el cinturón, ya que su presupuesto crece un 11,5%, por las inversiones del Plan de Modernización y mejoras de personal. En positivo también, los departamentos de Educación (2,1%), Interior (1,3%) y Presidencia (0,2%) por las dotaciones para la presidencia española de la UE.

Y en el extremo contrario, Ciencia e Innovación sufrirá un tijeretazo del 15%; Cultura, de un 12,6%, Medio Ambiente mengua un 10,5% y Defensa y Vivienda, un 6,8%. Fomento ve reducir su presupuesto un 6,4%, frente a Economía y Hacienda (-5,2%), Igualdad (-4,2%), Asuntos Exteriores (-2,5%) e Industria (-2%).

El presidente del Gobierno percibirá un sueldo de 91.982,40 euros (7.665,2 euros mensuales sin pagas extras), lo mismo que viene cobrando desde enero de 2008. La congelación también se aplica al resto de miembros del Gobierno y a la cúpula del Poder Judicial y los órganos constitucionales. Así, los vicepresidentes tendrán un sueldo de 7.204,53 euros al mes, mientras que las retribuciones de los ministros se fijan en 6.762,92 euros.

  • 1