Local

El Australopithecus pudo no haber abandonado su vida en los árboles

el 01 ene 2013 / 16:57 h.

TAGS:

El Australopithecus afarensis pudo no haber abandonado su vida en los árboles por completo, según un nuevo estudio que demuestra que el pie y el tobillo adaptados a la vida terrestre no excluyen la escalada del repertorio conductual de los humanos cazadores y recolectores, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

   Se ha hablado mucho de los antepasados que bajan de los árboles y muchos investigadores ven el bipedismo terrestre como el sello de la humanidad, ya que los seres humanos son el único miembro de la familia de los homínidos dedicada completamente a la tierra, viviendo en ella en lugar de llevar una vida arbórea, pero eso no siempre fue así.

   El registro fósil muestra que los antecesores del ser humano eran especies arbóreas hasta que apareció Lucy, la más famosa de la especie del Australopihecus, cuyo esqueleto fosilizado casi completo fue descubierto por el estadounidense Donald Johanson en 1974. Los antropólogos están de acuerdo que el A.afarensis era bípedo, pero todavía se debate sobre si Lucy y sus compañeros habían abandonado totalmente los árboles.

   Nathaniel Dominy, profesor asociado de Antropología en Darthmouth, señala en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' que el tobillo rídigo y el pie arqueado del Australopithecus son rasgos "ampliamente interpretados como funcionalmente incompatibles con la escalada y los marcadores definitivos de terrestriality así", pero las nuevas evidencias de este experto y sus colegas apuntan a que este puede ser un juicio apresuarado.

   Los estudios realizados en Uganda compararon los cazadores y recolectores Twa de sus vecinos agricultores Bakiga, mientras en Filipinas se estudiaron a Agta cazadores-recolectores y agricultores manobo. Tanto los Twa como los Agta trepaban habitualmente los árboles en busca de miel, un componente de alto valor nutritivo de sus dietas, y lo hacen de tal forma que parece que caminan hasta árboles de pequeño diámetro, poniendo las plantas de los pies directamente en el tronco y "caminando" hacia arriba, con los brazos y las piernas avanzando alternativamente.

   Entre los escaladores, Dominy y su equipo detectaron dorsiflexión extrema al doblar el pie hacia arriba, hacia la espinilla, con un grado extraordinario, más allá de la gama de los modernos seres humanos "industrializados". Asumiendo que los huesos de la pierna y el tobillo son normales", los autores lanzan la hipótesis de que un mecanismo de tejidos blandos podrían permitir tal dorsiflexión extrema.

   Por ello, los científicos pusieron a prueba su hipótesis utilizando imágenes de ultrasonido para medir y comparar la longitud de las fibras del músculo gastrocnemio en los cuatro grupos, el Agta, Manobo, TWA y Bakiga, encontrando que el Agta y el tenían significativamente más largas las fibras musculares. Estos investigadores creen que los humanos modernos, al igual que Lucy, han adaptado los pies al bipedismo terrestre pero pueden seguir siendo eficaces trepadores de árboles.

   "Estos resultados sugieren que la escalada habitual por Twa y los hombres Agta cambia la arquitectura muscular asociada con la flexión dorsal del tobillo", escriben los científicos, lo que demuestra que un pie y un tobillo terrestre adaptado no excluyen la escalada del repertorio conductual de los derechos humanos cazadores-recolectores o Lucy .

  • 1