Economía

El automóvil lanza un SOS tras el desplome de ventas en agosto

El fin de las ayudas del Plan 2000E y la subida del IVA hacen temer una debacle.

el 01 sep 2010 / 19:02 h.

Los concesionarios han visto sumar dos meses de fuerte retroceso en el negocio.

El peor agosto de la historia desde que existen estadísticas de matriculaciones, en 1989, ha hecho cundir el desánimo en el sector del automóvil, aunque algunas fuentes hablan de pánico entre la red de concesionarios.

Agosto saldó el registro de matriculaciones de turismos y vehículos todoterreno con 44.578 unidades, cifra que supone un descenso del 23,8% respecto a ese mes de 2009, según los datos hechos públicos ayer por el sector.

Esta caída, que se suma al retroceso del 24,1% de julio pasado, es interpretado, de forma unánime como un anticipo de una cascada de descensos similares o mayores en los meses que restan para finalizar el año, lo que supondría la pérdida de 10.000 empleos en la red de distribución y el cierre de algunas empresas concesionarias, según estima la patronal de vendedores Ganvam.

El pánico en la red de distribución viene inducido por el hecho de que más de un 10% de los concesionarios no han vendido ni un solo coche en agosto y por la caída de la cartera de pedidos en julio y agosto, de forma generalizadas, en porcentajes superiores al 60%.

Detrás de este cambio se encuentra, por un lado, la finalización de las ayudas del Plan 2000E y, por otro, la subida del IVA aplicada desde el pasado 1 de julio, que anticipó ventas.

Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam, recuerda que "desde que estallara la crisis han desaparecido más de 30.000 puestos de trabajo entre los vendedores y cerca del 10% de las pymes concesionarias".

Esta situación ha dejado muy debilitadas financieramente a aquellas empresas que han conseguido mantenerse a pesar de las dificultades de financiación y de unos niveles de rentabilidad por venta de vehículos nuevos bajo mínimos.

La gran preocupación del sector, según Germán López Madrid, presidente de la asociación de importadores (Aniacam), es el fuerte retroceso del canal de particulares, el segundo consecutivo que se sitúa por encima del 35%, y con un volumen, 29.152 unidades, que hace muy difícil la rentabilidad en las redes de concesionarios.

López Madrid alerta de que "si no se recuperan los planes de ayuda, en 2011 el mercado podría situarse por debajo de 850.000 turismos, lo que provocaría un nuevo cierre de empresas y pérdidas de empleo".

De mantenerse las caídas en los próximos meses, el mercado perderá la tasa de crecimiento lograda en el primer semestre del año, ahora situada en un 21,9%, con 730.906 matriculaciones.

La caída previsible para el segundo semestre se estima en algo más del 30%, con 164.000 unidades menos que en ese periodo de 2009, lo que pone al sector en una situación "muy crítica".

Andalucía, uno de los cuatro mercados de turismos más importantes de España, cerró el mes con una disminución del 30,6% y 6.712 matriculaciones, casi siete puntos por encima de la caída nacional.

Madrid -con un crecimiento del 7,61% y 10.367 unidades- y Canarias -donde se matricularon 2.315 vehículos, el 10,61% más- fueron las únicas comunidades con balance positivo, en tanto que Aragón lideró las caídas, con un retroceso del 47,4%, hasta las 773 unidades, seguida por la Comunidad Valenciana, que se precipitó un 44,3%, con 3.900 registradas.

Cantabria y Navarra coinciden con un retroceso del 42,5%, mientras que Cataluña se anotó un descenso del 19,1%.

Ante este panorama, el sector pidió en julio, con carácter urgente, una reunión con el ministro de Industria, Miguel Sebastián, para abordar soluciones que lo revitalizaran, dado su peso en el PIB, en la generación de empleo y en la balanza de pagos, si bien aún se está pendiente de cerrar una fecha.

La Federación de concesionarios (Faconauto) pide al Gobierno medidas para frenar el hundimiento y la pérdida de puntos de venta, que cifra en un tercio de las actuales. "El mercado ha vuelto adonde no queríamos y, desgraciadamente, se ha perdido el efecto positivo que tuvo el Plan 2000E", comentó su presidente, Antonio Romero-Haupold.

Es opinión generalizada en el sector que el Plan 2000E debería haberse ampliado hasta garantizar la recuperación completa del mercado automovilístico, máxime si se considera que el saldo fiscal neto era claramente positivo para las arcas públicas al recuperar "con creces" la inversión realizada gracias a las aportaciones vía impuestos de matriculación, IVA y carburantes.

  • 1