Local

El autor del proyecto de parque ve muy difícil llevar allí la Feria

El profesor de Biología Fernando Sancho Royo, responsable del primer estudio para convertir Tablada en un parque perirubano, sostiene que la posibilidad de llevarse la Feria al recinto supondría su urbanización, por tanto, se haría casi inviable crear el gran pulmón verde previsto por el Consistorio.

el 16 sep 2009 / 01:25 h.

TAGS:

El profesor de Biología Fernando Sancho Royo fue el encargado de realizar el estudio de adecuación de Tablada a un parque periurbano. Su propuesta se resumía en una mínima intervención en la dehesa para potenciar su carácter virgen. Por eso entiende que la posibilidad de instalar allí la Feria "no tiene una fácil viabilidad".

Ni tiene una "viabilidad fácil" ni, a priori, casa con el proyecto que este profesor de Biología diseñó en 2004 por encargo de la Junta de Andalucía con el fin de adecuar Tablada a las condiciones establecidas en la ley de inventario de espacio naturales protegidos de Andalucía para ser declarada parque periurbano.

La posibilidad de que la Feria se mude desde Los Gordales (en Los Remedios) a la antigua dehesa militar implicaría urbanizar como mínimo 239.000 metros cuadrados, los mismos que ahora ocupa en Los Remedios (en el Charco de la Pava donde el Ayuntamiento planteó trasladarla la Feria iba a ocupar 462.000 metros cuadrados). Una parte pequeña de Tablada (360 hectáreas), pero no deja de ser una urbanización, es decir, implica meter máquinas en los terrenos para construir canalizaciones, tendidos eléctricos y sistemas viarios (calles).

Fernando Sancho Royo dibujó un proyecto para hacer de Tablada un parque con dos premisas: poco coste y compatible con el medio ambiente. "Mi propuesta era muy light, requería muy poco obra de ingeniería", recuerda. "La propuesta del Ayuntamiento de llevarse allí la Feria no me sorprende ni mucho ni poco, pero creo que no está debatida en profundidad", subraya a continuación el autor del proyecto de parque para Tablada para el que sería una "decepción" que esta inmensa bolsa de suelo virgen no fuera una zona verde. "Ahora hay más motivos que nunca para que esto sea así", sentenció.

Hace tan sólo unos meses, en agosto del año pasado, el alcalde detallaba en la colocación de la primera piedra del Charco de la Pava -donde estaba previsto ampliar la Feria- cómo sería esa Tablada verde. En 360 hectáreas se plantaría un gran bosque (650.000 metros cuadrados) de árboles mediterráneos e ibéricos (olivos, pinos, encinas y castaños), se reservarían 1,4 millones de metros cuadrados para un jardín botánico, 250.000 para un vivero, 50.000 para un invernadero y 400.000 para jardines especialmente destinados a tres colectivos: estudiantes, investigadores e invidentes, conocido éste último como El Jardín de oler y tocar. En la zona sur de Tablada iría un amplio humedal para las aves de Doñana y en la parte norte, la más cercana a la ciudad, se ubicarían las estructuras efímeras como espacios deportivos y lúdicos, con pistas polideportivas, rutas hípicas, paseos y sector de deportes aéreos.

  • 1