Local

El Ayuntamiento asegura que no expulsará a los rumanos

El Ayuntamiento de Utrera no expulsará del municipio a las familias de nacionalidad rumana que están siendo objeto del rechazo por parte de vecinos de la barriada de la Paz, por su supuesto comportamiento incívico.

el 15 sep 2009 / 06:08 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Utrera no expulsará del municipio a las familias de nacionalidad rumana que están siendo objeto del rechazo por parte de vecinos de la barriada de la Paz, por su supuesto comportamiento incívico. Así lo afirmó ayer el portavoz del gobierno local, José Hurtado (PA).

El Consistorio acogió una reunión entre el propio Hurtado, el director de los Servicios Sociales, José María Barrera, y los delegados municipales de Servicios Sociales, Seguridad Ciudadana, Educación y Sanidad. El encuentro sirvió para coordinar las actuaciones que desde sus respectivas áreas se están llevando a cabo con las familias de nacionalidad rumana que viven en el municipio.

Como ya avanzó El Correo en su edición del 3 de junio, los vecinos de la Barriada de la Paz entregaron unas 600 firmas protestando por la actitud de algunas familias rumanas que se encuentran en la zona. Afirman que "orinan y defecan en la calle, tiran la basura en cualquier sitio y se arrojan botellas y otros utensilios", entre otras cuestiones que denuncian los residentes habituales de esta populosa zona de Utrera.

Tras la reunión, una de las primeras medidas que va a adoptar el Ayuntamiento va a ser incrementar la presencia policial en la barriada, "con el objeto de impedir y sancionar a aquellas personas que arrojen basuras o perturben la tranquilidad del vecindario en horas que no procede, como ha venido ocurriendo en algunos momentos", afirmó Hurtado.

Y es que, tras los incidentes que ocurrieron, motivados por la discusión entre familias rumanas residentes en la zona, los vecinos de la calle B de esta barriada comenzaron a recoger firmas solicitando la expulsión de estas personas, haciendo llegar esta petición al Ayuntamiento.

Además, el portavoz municipal aseguró que "bajo ningún concepto se contempla la expulsión de nuestro pueblo de estas personas, ni de ninguna otra, aunque sí comprendemos las demandas de los vecinos ante los comportamientos incívicos que en numerosas ocasiones presentan estas familias".

El edil andalucista entiende que la petición de expulsión viene dada por estos problemas de convivencia y que se realizó "en un momento de acaloramiento, porque en Utrera jamás se han dado reacciones que podamos vincular a comportamientos racistas o xenófobos, todo lo contrario, y los vecinos de la Barriada de la Paz lo único que desean es poder vivir en armonía".

Por su parte, la concejal de Servicios Sociales, María Dolores Pascual, recordó que se viene trabajando con éstas y otras familias de nacionalidad rumana desde hace meses y "se supervisa la escolarización de los menores, se realiza el seguimiento de un calendario de vacunaciones y se está en contacto con colectivos, como Sevilla Acoge, para tratar de establecer cauces de un mayor contacto entre los vecinos".

De esta forma, a través de la citada fundación y de la ONG Accem, que proporciona atención y acogida a refugiados e inmigrantes en España, promoviendo la inserción y la igualdad de derechos y deberes de todas las personas sea cual sea su origen, trabajarán con un programa concreto de formación e integración. Además contarán, a partir del día 16, con la presencia de un mediador intercultural, de nacionalidad rumana, que se desplazará a Utrera para favorecer la integración de estos colectivos.

Según informaron desde el propio Ayuntamiento, a lo largo de esta semana no se ha registrado ningún incidente más y una de las familias que protagonizaron la discusión se ha marchado por su propia voluntad de la localidad.

  • 1