El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra se persona en la causa por los vertidos al río

Las diligencias previas contra los dos empresarios detenidos en febrero en Morón comenzaron el martes.

el 18 mar 2010 / 20:51 h.

Los vertidos provocan suciedad y el fin de la vida en el río.
l Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra se ha personado en las diligencias previas iniciadas el pasado martes en calidad de perjudicado por los vertidos detectados a los arroyos de Morón de la Frontera del pasado mes de enero que afectaron al río Guadaíra y que llevaron a la detención de dos empresarios. En estos momentos las diligencias se siguen en el juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de dicha localidad.


El equipo de gobierno que preside Antonio Gutiérrez Limones (PSOE) ha anunciado, asimismo, que el Ayuntamiento alcalareño va a estar vigilante ante cualquier actividad pública o privada que genere vertidos contaminantes al cauce del Guadaíra como viene ocurriendo en los últimos meses, ya que los empresarios dedicados al aderezo de la aceituna han aprovechado las últimas lluvias para verter los residuos de la molturación de las mismas, que son altamente contaminantes. Así se han detectado ya al menos cuatro vertidos.

El servicio de vigilancia de las riberas ha podido detectar al menos a dos de las empresas causantes de esta contaminación, ambas ubicadas en Morón de la Frontera: una industria aceitunera y una explotación ganadera, ambas con episodios a mediados del mes de febrero.

El primer vertido se hizo en el arroyo Santiesteban, muy cerca de Morón, a través de una tubería camuflada entre unas rocas. El intenso olor a purines llevó a los agentes del Seprona a detectar el segundo de los vertidos en las inmediaciones del arroyo San Cristóbal que, como el anterior, vierte sus aguas al Guadaíra. La Guardia Civil comprobó como un sistema de bombeo sacaba el agua de una balsa y la vertía al arroyo.

Desde el Consistorio alcalareño se insiste en que se van a seguir realizando todos los esfuerzos posibles para luchar contra esta práctica delictiva, desde la vigilancia, a la colaboración con las administraciones competentes, o la implicación en cuantos procesos administrativos o judiciales sean necesarios para que "caiga todo el peso de la ley sobre los responsables de los vertidos".

El Ayuntamiento afirma en un comunicado que la lucha para mantener el Guadaíra en condiciones para la vida es un trabajo largo, comunitario y, sobre todo, continuo. "Es imprescindible que todos, administraciones, empresarios y ciudadanos, tengamos la concienciación de que el tema de los vertidos es un delito ecológico grave que merma todos los esfuerzos por la recuperación del Guadaíra y su entorno".

En este sentido, el Gobierno local ha llamado en la misma nota a la colaboración ciudadana para que los vecinos que observen cualquier conducta extraña en los alrededores del río denuncien el hecho, dado que la unión de todos los ciudadanos en la protección del río es esencial.

  • 1