viernes, 19 abril 2019
18:52
, última actualización

El Ayuntamiento de Dos Hermanas refuerza la seguridad tras el asalto a los guardias civiles en Los Montecillos

Reunión de los distintos cuerpos de seguridad para controlar la situación e intentar detener a los responsables del tumulto

el 12 oct 2009 / 17:27 h.

Una vecina observa desde la ventana el cuartel.

El incidente en Los Montecillos, que se saldó con dos agentes de la Guardia Civil heridos justo a la misma puerta de su cuartel, movilizó a los responsables de seguridad de Dos Hermanas, que convocaron una reunión urgente para, en primer lugar, localizar a los cabecillas, y en segundo, aumentar los efectivos en la barriada para que no haya más enfrentamientos.

El concejal de Policía Local, José Román, detalló ayer que en esa reunión estarán presentes cargos de la Policía Nacional, la Policía Local y la Guardia Civil, pese a que esta última no tiene competencias sobre seguridad en el municipio aunque posea un cuartel en Los Montecillos. Habrá más agentes en el entorno donde se produjo el pasado sábado el suceso, donde un grupo de 50 vecinos apedreó el cuartel y, después, hirió a dos agentes que salieron del mismo para intentar frenar el ataque.

Precisamente uno de los dos guardias civiles, el que recibió un navajazo en el brazo cuando protegía a uno de sus compañeros, fue intervenido en el hospital de San Agustín del municipio y evoluciona favorablemente. La Guardia Civil precisó que la intervención duró cuatro horas y media y se le colocaron unas placas en el codo y en el tobillo. En cuanto al segundo agente, sigue hospitalizado con traumatismo craneoencefálico derivado del fuerte golpe con un palo que recibió en la cabeza y con múltiples laceraciones en las manos y en el abdomen, iba a ser dado de alta.

Mientras tanto, la crónica de lo ocurrido el pasado sábado en las inmediaciones del cuartel de Los Montecillos se esclarece a cuentagotas. En esta ocasión le tocó explicar lo sucedido al propio alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano (PSOE), quien puntualizó que tanto la agresión como las pedradas no fueron contra la Guardia Civil como tal, sino que fue una reacción a la fiesta que los agentes estaban llevando a cabo en el patio de sus viviendas en vísperas de la celebración de su patrona, la Virgen del Pilar. El regidor aclaró que no se trata de un cuartel "a la antigua usanza", sino que tiene un "vecindario difícil, de ahí que en su día se facilitase que la Guardia Civil instalase allí sus oficinas y viviendas, para conseguir mayor orden en la convivencia".

Dada la fiesta que celebraban los agentes, algunos vecinos empezaron a arrojar objetos por las ventanas y a proferir insultos, lo que desencadenó la salida de cinco guardias civiles y la posterior agresión a dos de ellos. "Son unos vecinos cafres que agredieron a los guardias civiles que, legítimamente, les llamaron la atención por su comportamiento", narró. De este modo, explicó que sólo es un incidente puntual ocurrido en un "bloque problemático", no en un barrio en el que conviven gente buena y gente mala.

El concejal de Policía Local calificó de "lamentables" estos acontecimientos y confirmó que por el momento no había ningún detenido. Y es que, aunque en el incidente está involucrada directamente la Guardia Civil, es la Policía Nacional la que se está haciendo cargo de la investigación, ya que es la única con competencias claras al respecto. De todos modos, cuentan con la colaboración de los responsables del Instituto Armado, que ya tienen identificados a los agresores y sólo falta su localización. Mientras se está a la espera de que se produzcan estos primeros arrestos, todo está preparado para la reunión que blindará el barrio de Los Montecillos. En ese sentido, no es la primera vez que se realiza un esfuerzo de este calado. Cada vez que se prepara una operación antidroga en la urbanización se interviene con un dispositivo conjunto en el que participan todos los cuerpos de seguridad existentes en la ciudad.

  • 1