El Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca pasará 2014 sin nuevo presupuesto

La oposición exige al primer edil aprobarlo, pero Juan Manuel Valle no lo ve de urgencia

el 27 ago 2014 / 14:32 h.

Es posible que lleguen las elecciones municipales, en mayo de 2015, sin que el Ayuntamiento palaciego haya aprobado los presupuestos de 2014. Pero ni el equipo de gobierno en minoría de Juan Manuel Valle (IP-IU) ni los grupos de la oposición parecen gravemente preocupados por ello. De modo que en un Ayuntamiento con una deuda global cercana al centenar de millones de euros y con un plan económico financiero aprobado este verano con estrictos controles de gastos e ingresos, nadie echa de menos las inversiones nuevas que podrían producirse con el presupuesto que toca (unos 25 millones) y no con el de 2013 prorrogado. El grupo popular ha apelado a la media docena de nóminas que el Consistorio debe a sus casi 400 funcionarios no sólo para exigir en una rueda de prensa que se aprobara el nuevo presupuesto, sino para echarle en cara al equipo de gobierno que no pudiera acogerse al plan de rescate de la Diputación provincial precisamente por no tener aprobado el presupuesto del año corriente. También el PA se lo ha recriminado a Valle públicamente. El alcalde se escudó en que, aunque hubiera tenido aprobado el presupuesto, hasta Intervención veía las condiciones del rescate «un disparate». Y ahí quedó todo. El alcalde exigía la pasada primavera que el Gobierno central modificase las condiciones del pago a proveedores que el mismo Ejecutivo había obligado a llevar a cabo a los Ayuntamientos pidiendo préstamos bancarios y convirtiendo «lo que era deuda comercial en deuda bancaria, que hay que pagar antes que las nóminas». Por ello, se encerró en Diputación, y consiguió finalmente esa modificación, que supuso que el Ayuntamiento palaciego no tuviera que pasar a pagar trimestralmente, a partir de agosto, de 300.000 a 900.000 euros. «Menos mal que se modificaron las condiciones», dice Valle ahora, «porque de haber tenido el presupuesto aprobado, tendríamos que haberlo modificado». Superado este escollo, el regidor palaciego tiene aún otra excusa –o «argumento de mucho peso»- para no aprobar el presupuesto 2014: que el Gobierno central autorice a los once ayuntamientos de la extinta Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir a firmar un préstamo a largo plazo para pagar una deuda de 43 millones de los que a Los Palacios toca algo más de cinco. «Una operación así obligaría a cambiar otra vez el presupuesto», explica Valle. Con lo cual, aunque el Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió a solventar esta circunstancia en agosto, el mes está a punto de concluir. Y los grupos de la oposición no han dado más ruedas de prensa. Hace un mes, el equipo de gobierno presentó un plan económico financiero, comprometiéndose con el Gobierno a una determinada subida de impuestos y tasas y a no sobrepasar unos niveles de gastos. El plan se aprobó por unanimidad. «La oposición no aportó ni una sola propuesta», dice Valle. Al no contar el gobierno con mayoría absoluta, cualquier modificación presupuestaria ha de pasar por pleno. De modo que el control es de todos. COORDINADORES. Pero a lo que ni gobierno ni oposición se refieren abiertamente es al motivo de fondo por lo que el primero teme llegar al pleno de presupuestos y la segunda, demostrar sus intereses electoralistas: los coordinadores o cargos de confianza. El gobierno de Valle, de siete concejales, comenzó su mandato con ocho coordinadores. Pese a su resistencia el verano pasado para aprobar el presupuesto 2013, fue en aquel pleno donde la oposición –la única sesión plenaria donde puede hacerlo– le arrebató seis, dejándolo con dos. El PP presumió entonces de que supondría un ahorro anual de más de 200.000 euros. «Y nadie los ha echado de menos», dice ahora su portavoz, Antonio Romero. «Si llegamos al pleno de presupuesto y nos arrebatan los dos coordinadores que nos quedan, lo que quieren es dejarnos más débiles de cara a las elecciones; es lo único que les interesa», dicen círculos próximos a Valle.

  • 1