Local

El Ayuntamiento encarga un estudio sobre el derrumbe del portón

El Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta (Sevilla) ha encargado a la empresa Vorsevi un estudio de seguridad del colegio Juan XXII, ante la preocupación de los padres de alumnos tras la caída de un portón interior de dos metros y 80 kilos de peso.

el 15 sep 2009 / 05:51 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta (Sevilla) ha encargado a la empresa Vorsevi un estudio de seguridad del colegio Juan XXII, ante la preocupación de los padres de alumnos tras la caída de un portón interior de dos metros y 80 kilos de peso.

En un encuentro con los padres y madres de alumnos del Juan XXIII, la alcaldesa de Castilleja, Carmen Tovar, se ha comprometido a acelerar la construcción del nuevo colegio Juan XXIII, en respuesta a una petición de los padres, que habían denunciado el deficiente estado del centro y los riesgos que entraña para los escolares.

El Ayuntamiento castillejano ha informado hoy a Efe de que hay una partida presupuestada de más de 68.000 euros para la redacción del proyecto del nuevo colegio, al tiempo que ha solicitado una reunión con el delegado provincial de Educación para solicitarle la construcción del futuro centro.

Para ello, representantes del Consistorio y del AMPA del Juan XXII se reunirán el próximo día 10 con el delegado de Educación de la Junta, José Jaime Mougán, para la construcción de las nuevas instalaciones, una vez que se redacte el proyecto y que la Consejería ya cuenta con una parcela cedida por el Consistorio.

En paralelo, el Consistorio se ha comprometido a "un arreglo de urgencia" del actual Juan XXIII, un colegio cuya construcción data de hace 50 años y "donde todos los días se caen cosas, hay muchos desperfectos" y los escolares "no tienen garantizada su seguridad", según había denunciado a Efe la presidenta del AMPA, Rocío Álvarez.

Los padres y madres, que protagonizaron la pasada semana una protesta en las puertas del Ayuntamiento de Castilleja, señalaron que cualquier día "habrá que lamentar una desgracia" en el colegio Juan XXIII, después de que se desplomara un portón de 80 kilos de peso tres minutos antes de las dos de la tarde del pasado martes, sin consecuencias personales.

Los padres y madres del colegio decidieron no llevar sus hijos a clase, en señal de protesta, al tiempo que solicitaron que el informe sobre el estado del centro del arquitecto municipal se complementara con otro estudio "independiente", de ahí que se haya encargado la revisión de la seguridad a la empresa Vorsevi.

  • 1