Local

El Ayuntamiento liquida sus cuentas de 2013 con un superávit de 61,2 millones de euros

El Ayuntamiento defiende que los resultados «avalan el cambio de tendencia económica».

el 25 may 2014 / 08:29 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Sevilla cerró el año 2013 con las cuentas en positivo, algo que era requisito indispensable para poner en marcha varias de las promesas anunciadas los últimos meses –como el plan municipal de empleo–. Todas esas iniciativas quedan, según fuentes municipales, a expensa de que el Ministerio de Hacienda se pronuncie sobre cómo se puede destinar. Mientras tanto, las cifras quedan ahí y, además, con el aval del Interventor municipal. La liquidación del presupuesto, con el aval de Intervención, arroja un superávit de 61,2 millones –el año pasado fue de 48 millones en positivo– y un remanente de tesorería positivo de 4,4 millones, bastante inferior al anterior ejercicio y justificado, según el Consistorio, a una modificación de la ley que hace que se incluya en la cuenta de resultados 145 millones de dudoso cobro –más del doble que en el cierre del ejercicio presupuestario de 2012–.Mientras, la deuda viva se ve reducida en 23,4 millones, fijando esta losa económica en 494,8 millones. Descenso que es aplicable a las empresas como Tussam –pasa de 60 a 39 millones de deuda viva– y Lipasam –de 15,3 a 11,3 millones–. Agencia Tributaria en plaza de la EncarnacionPero, sin duda, el superávit es la resultado más llamativo, después de que hace dos años (2011), las cuentas municipales arrastraran un déficit de 12,7 millones. Al tratarse del segundo año consecutivo en superávit –gracias al corsé que impone el escaso margen de maniobra del plan de ajuste–, el Consistorio saca pecho y aprovecha para evitar detalles de que la mejoría sea «algo coyuntural». Desde Hacienda se exhibe los 61,2 millones de superávit como el «aval del cambio de tendencia económica». Una «evolución positiva» que augura que continuará durante el año 2014 gracias «a las medidas adoptadas» por la delegación que dirige Asunción Fley, que también defendió el remanente de tesorería positivo de 4,4, millones, pese a ser inferior a los 35,1 millones obtenidos al cierre de 2012. «Si hubiéramos aplicado las mismas reglas que en ejercicios anteriores, el remanente del Ayuntamiento sería de 82,4 millones», insisten desde Hacienda, que recuerdan que esta vez «no ha habido medidas externas», como la supresión de la paga extra o el plan de pago a proveedores, que «la oposición argumentó» como razón del remanente de 2012. También resalta algunos datos, como la capacidad de financiación del Ayuntamiento, que está fijada en 296,49 millones. Un colchón que compensa la necesidad de financiación de entes municipales deficitarios. La mayoría arrojan salvo positivo, pero merced a las trasferencias. Sin ellas, las empresas municipales arrojan balances negativos:Lipasam (-88 millones), Tussam (-48 millones), el Instituto Municipal de Deportes (-20 millones) o la Gerencia de Urbanismo (-13 millones). Pese a ello, no exigen advertencias serias por parte de Intervención. El otro lunas es la media de pago a proveedores. El Ayuntamiento sigue sin poder rebajar esta cifra: tarda 82,5 días de media. La espera se dilata en la mayoría de entidades. Hay excepciones, como el Alcázar, con 22,86 días, pero el pago se dispara en Urbanismo (100 días), IMD(130 días) y Tussam (191 días). La carga financiera real es de 49,3 millones de euros, que se divide en amortizaciones de préstamos (29,2 millones) e intereses devengados de  las operaciones de endeudamiento excluídas de las de tesorería (20 millones). En ese sentido, el Consistorio aclara que «disminuye», aunque matiza que Intervención incluye parte de la carga financiera deFibes y una anualidad del préstamo del plan de pago a proveedores, que suman en total 13,9 millones. Por último, Hacienda defiende que además de la estabilidad presupuestaria, la liquidación de 2013 cumple los principios de sostenibilidad financiera y regla de gasto, con lo que, a su entender, «se sanea la hacienda municipal» y se «elimina con creces el desequilibrio» de 2012.

  • 1