lunes, 22 abril 2019
19:29
, última actualización
Local

El Ayuntamiento obliga a la reforma de la Carrera Oficial porque ''la Campana es una ratonera''

No se admitirán más aplazamientos. El Ayuntamiento de Sevilla instó ayer al Consejo de Cofradías a que trabaje para adaptar la Carrera Oficial a la normativa vigente para la Semana Santa de 2010 y reconoce que la saturación de sillas de los últimos años ha convertido la Campana en una "ratonera".
>>>''Si quitan tantas sillas nos tendremos que llevar banquitos''
>>>El Consistorio avisa al Consejo de que está en juego la licencia de ocupación

el 16 sep 2009 / 07:22 h.

TAGS:

No se admitirán más aplazamientos. El Ayuntamiento de Sevilla instó ayer al Consejo de Cofradías a que trabaje para adaptar la Carrera Oficial a la normativa vigente para la Semana Santa de 2010 y reconoce que la saturación de sillas de los últimos años ha convertido la Campana en una "ratonera".

No valdrán excusas como la premura de tiempo o que el Reglamento de Espectáculos Públicos no es aplicable a la Semana Santa. El Ayuntamiento insistió ayer en que la Carrera Oficial deberá ajustarse a la normativa de seguridad vigente si de verdad el Consejo de Cofradías desea obtener la licencia de ocupación para la Semana Santa de 2010, lo que supondrá la eliminación de un número aproximado de 7.000 sillas a lo largo de todo el recorrido, según las estimaciones de la Delegación de Fiestas Mayores.

La propia delegada de área, Rosamar Prieto-Castro, denunciaba ayer la demasía de sillas que se aprecia en algunas zonas de la Carrera Oficial, especialmente en la Campana, uno de los puntos más codiciados para presenciar las cofradías, donde, según reconoció, el Consejo instala hasta 8.000 sillas, lo que convierte a este espacio en una "ratonera". "Han ido poniendo más sillas y más sillas cada año, algunas más de las que caben, y hay un exceso ya de sillas", indicó la edil.

En declaraciones a Radio Sevilla, Prieto-Castro señaló que la responsabilidad de adaptar la Carrera Oficial al Reglamento de Espectáculos Públicos de 1982 y de elaborar un plan de evacuación del público conforme exige el Real Decreto sobre Autoprotección de 2007 es exclusivamente del Consejo de Cofradías, que es la entidad que solicita la licencia de ocupación a la Gerencia de Urbanismo, al tiempo que instó a sus responsables a realizar un "ejercicio de responsabilidad" para adaptar la Carrera Oficial a la normativa vigente en tiempo y forma. "Lo que no se puede es decir que ahora no da tiempo porque tienen que mandar las cartas a los abonados en noviembre. Tiene que dar tiempo", urgió, mostrando a la vez su disposición a trabajar "codo con codo" con el Consejo de Cofradías para llegar a una solución. "Si hubiera una desgracia, posiblemente no le eche nadie la culpa al Consejo; el problemón sería para el Ayuntamiento de Sevilla y muy especialmente para la Delegación de Fiestas Mayores".

¿presiones? El presidente del Consejo de Cofradías, Adolfo Arenas, negó por su parte que la institución cofradiera esté tratando de ganar tiempo para demorar la reforma y señaló que "cualquier intento de presión para ampliar la Carrera Oficial, cosa que yo no creo, no sería lo adecuado".

Arenas, que volvió a defender la no aplicabilidad del Reglamento de Espectáculos Públicos sobre la Semana Santa, avanzó que los técnicos del Consejo están realizando una "contrapropuesta" al estudio de Fiestas Mayores que estima en 7.000 las sillas que deben suprimirse, e insistió en la necesidad de "elaborar conjuntamente" una ordenanza específica para la Carrera Oficial.

"Tal como están las cosas, si no tenemos un estudio razonable, si se quitan sillas será por mandato. Y si son por mandato, cualquier pañolada no debería ser el Consejo el receptor de la misma", dijo recordando las protestas de los abonados de la Campana en el año 1999 a raíz de una reubicación de los asientos.

El presidente aclaró que "el Consejo aceptará el tener que quitar sillas, pero siempre que sea como consecuencia de la adopción de una serie de medidas de seguridad racionales y dentro de una normativa racional, como puede ser una ordenanza". "Defendemos la seguridad por encima de todo, pero quitar sillas por quitar sillas no es lo más adecuado", dijo.

  • 1