Local

El Ayuntamiento probó anoche con éxito el tranvía sin catenarias

Ahora mismo sólo hay un tren que funciona con baterías, por lo que tras Semana Santa habrá que volver a poner las catenarias.

el 22 feb 2010 / 21:06 h.

TAGS:

Los operarios trabajan en las pruebas del tranvía sin catenarias.
Las pruebas del Metrocentro sin catenarias comenzaron anoche en la Avenida de la Constitución, que se valló al filo de la medianoche para facilitar unas pruebas que deben traducirse en un nuevo modelo de tranvía con baterías para antes de que termine el año. Éste es el compromiso de la empresa fabricante del tranvía (CAF), que asumirá el coste del cambio de los trenes para que la operación no tenga impacto económico para el Ayuntamiento.

La nueva tecnología que permitirá eliminar el impacto visual de los postes y el cableado ya está lista para pasar la prueba de fuego de conseguir que el tranvía recorra el tramo entre la calle San Fernando y la Plaza Nueva sin ayuda eléctrica. El sistema, que aprovechará la energía generada en cada frenada, vendrá a dar solución a dos años y medio de polémica por la imposibilidad de prescindir de una instalación eléctrica, sobre todo en el paso por la Catedral, lo que chocaba con el patrimonio del casco antiguo.

Según los plazos que baraja el Gobierno local, en mayo o junio podría estar funcionando el tranvía sin catenarias. El problema es que ahora mismo sólo hay un tren que funciona con baterías (con el que anoche se realizó la prueba), por lo que tras Semana Santa habrá que volver a poner las catenarias. La intención es que antes del verano circulen cuatro trenes como los actuales y un quinto con baterías.

El Acumulador de Carga Rápida (ACR) es la solución de CAF, la empresa fabricante del tranvía y adjudicataria de los servicios de suministro. Por este sistema, la energía de la frenada se almacena en el tren entre parada y parada, donde CAF prevé que se pueda surtir de suficiente fuerza –en un tiempo no superior a medio minuto– para llegar a la siguiente aún con el aire acondicionado en marcha, por ejemplo.

Una vez que se verifique que el nuevo modelo funciona, el Ayuntamiento le devolverá a CAF los trenes que necesitan las catenarías para circular, cambiándolos por unos modelos más estrechos y con batería que entrarían en servicio antes de que acabe el año. Los actuales vehículos, por cierto, probablemente acaben funcionando en el Metro sevillano.
Mientras llega ese momento, el Metrocentro sigue funcionando con alimentación continua que le llega a través del tendido eléctrico sostenido por las catenarias y las farolas fernandinas en la zona de la Catedral. Este sistema, además del impacto estético, pierde buena parte de la energía cinética de la parada en forma de calor. Con el nuevo sistema, pues, se ahorrará también energía y se dotará al tranvía de energía en casos de cortes de alimentación.

El dossier de CAF, en cualquier caso, siembra todavía la duda sobre la viabilidad de la técnica, pues afirma que la autonomía del sistema –de entre 1.200 y 1.400 metros– “depende de las condiciones del trazado”. El mecanismo, según se explica, consistirá en la instalación de una catenaria rígida en cada una de las paradas para que un acumulador que lleva incorporado en el techo del tren cargue sus baterías.

Las pruebas en talleres de esta tecnología innovadora se llevan realizando desde septiembre de 2008, cuando Tussam cedió uno de sus trenes a CAF para que la empresa realizara a puerta cerrada las comprobaciones de la capacidad de los grandes condensadores.

  • 1