Local

El Ayuntamiento proyecta una Feria de nueve días para 2011

Fiestas Mayores prevé adelantar el alumbrao a la noche del sábado 30 de abril.

el 24 ene 2010 / 20:56 h.

TAGS:

Cuatro jóvenes dan rienda suelta a sus dotes de baile al pie de la portada.

No es que el Ayuntamiento quiera tirar la casa por la ventana. La culpa de que la Feria de 2011 vaya a convertirse en la de mayor duración de la historia -nueve días de rebujito y farolillos- la tiene el calendario y, más concretamente, los caprichos de la primera luna llena de primavera, fenómeno que marca las fechas de celebración de la Semana Santa.

El próximo año La Borriquita descenderá la rampa del Salvador el 17 de abril -la fecha más tardía en la que puede caer un Domingo de Ramos es el 18 de abril-. Dado que el Domingo de Resurrección será 24 de abril, entre Semana Santa y Feria sólo transcurrirá una semana -en lugar de dos, como suele ser habitual-, pero ni aún en ese caso el lunes del alumbrado caería en el mes de abril, sino que se iría ya al 2 de mayo.

La única solución para que la Feria de Abril mantenga su bien ganado título, aunque sólo sea por unas horas, es adelantar la prueba del alumbrao a las últimas horas del sábado 30, anticipando nada menos que en dos días el rito iniciático de los días de farolillos.

A día de hoy, ésta es la alternativa más viable -y casi única- que maneja la delegación de Fiestas Mayores para impedir que en 2011 la Feria de Abril se desarrolle en su totalidad en el mes de mayo, una decisión que habrá de hacerse oficial antes del verano, cuando se discutan los días festivos del año próximo. No es la primera vez que, por mor de la primera luna de primavera, el Ayuntamiento opta por adelantar el arranque oficial de la Feria para que su inicio se entronque en el mes de abril, aunque nunca antes como en 2011 se anticipó tanto el comienzo de la fiesta sobre el albero feriante.

El antecedente más cercano ocurrió en el año 2000, cuando la prueba del alumbrado se anticipó a las once de la noche del domingo 30 de abril. Por primera vez, Alfredo Sánchez Monteseirín se encargaba de accionar el botón que iluminaba la portada. En aquella ocasión el Domingo de Ramos cayó en 16 de abril y la Feria se prolongó durante ocho días.
En el año 1984, con Manuel del Valle sentado en el sillón de la Alcaldía, también la Semana Santa desplazó a la Feria casi por entero al mes de mayo (el domingo de Ramos cayó el 15 de abril). La prueba del alumbrao se celebró el domingo 29 de abril a las doce de la noche, siendo el lunes 30 el primer día oficial de la Feria.

También en 1973 el Domingo de Ramos cayó en 15 de abril, aunque en aquella ocasión, con Juan Fernández-Rodríguez y García del Busto como alcalde, la solución para que la Feria mantuviera su abrileño apellido fue distinta. El encendido de la portada se celebró a las nueve de la noche del lunes 30 de abril, por lo que el arranque de la Feria sólo se adelantó unas horas. Aquélla pasará a la historia como la primera Feria de Abril que se celebró en el Real de los Remedios, de ahí que coincidiendo con el alumbrao se levantó ante la portada una tribuna para la bendición e inauguración del nuevo recinto ferial por el padre jesuita Benítez Carrasco, quien, según cuentan las crónicas, invocó "la bendición de la Virgen para que este recinto proporcione a todos la justa alegría de la convivencia en paz".

Para evitar que la Feria de 2011 se cuele de lleno en el mes de las flores, la prueba del alumbrado se deberá anticipar a las 23.00 horas del sábado 30 de abril. Será, pues, la primera edición en la historia de la Feria que se desarrolle a lo largo de nueve días. Se da la circunstancia de que entre la contemplación del último nazareno de la Semana Santa y el encendido de las luces de la portada sólo transcurrirán cinco días, por lo que resultará inusual la estampa de los caballistas en dirección al Real con los palcos aún a medio desmontar en la plaza de San Francisco.

¿Cuándo damos el pescaíto?

¿Y qué bolsillo resiste una Feria de nueve días? Dicen que fue el marqués de las Cabriolas, presidente y alma mater de la peña humorística Er 77, con caseta en el Real, quien en 1943 halló la solución o piedra filosofal para que la Feria de Abril mantuviera siempre su apellido. Aquel año el Domingo de Ramos cayó en la fecha más tardía posible según el calendario lunar -el 18 de abril- por lo que la Feria quedaba relegada al mes de mayo. Ni corto ni perezoso, el marqués de las Cabriolas mandó poner en la pañoleta de su caseta: "Ni siquiera como ensayo/ quiere admitir esta peña/ que nuestra Feria abrileña/ pueda celebrarse en mayo", leyenda junto a la cual aparecían dbujadas unas hiojas del calendario con las fechas de "Abril sábado 31", "Abril domingo 32", inventando así el mes de los treinta y tantos días.

Bromas aparte, la atípica Feria de 2011, con un sábado de alumbrao, siembra algunas dudas sobre la práctica de ciertas costumbres feriantes. La primera de ellas es cuándo se dará el pescaíto en las casetas. ¿Se anticipará la noche de las freidoras al sábado del alumbrao o, por contra, se seguirá manteniendo la tradición de tomar el pescaíto entre los socios de las casetas la noche del lunes, convertida el año próximo en la terecra jornada oficial de la Feria?

Otra de las consecuencias de una Feria tan extensa será el previsible cambio de fechas de la tradicional exhibición de enganches de la Real Maestranza, una cita que se viene celebrando en la mañana del domingo de pre Feria como antesala del paseo de caballos y carruajes por el Real de los Remedios. No tendría mucho sentido que el certamen se celebrase con coches de caballos paseándose ya por las calles del recinto ferial.

Por no hablar de los beneficios que podría reportar a los industriales de la Feria un calendario oficial de nueve días de farolillos.

 

  • 1