Local

El Ayuntamiento rechaza el centro comercial que planea Altadis en el río

El 31 de diciembre Altadis cerró la fábrica de tabacos más antigua del mundo, acabando con 388 años de tradición cigarrera en Sevilla. Desde entonces, el edificio en Los Remedios sigue sin uso y no parece que vaya a tenerlo pronto.

el 15 sep 2009 / 06:55 h.

TAGS:

El 31 de diciembre Altadis cerró la fábrica de tabacos más antigua del mundo, acabando con 388 años de tradición cigarrera en Sevilla. Desde entonces, el edificio en Los Remedios sigue sin uso y no parece que vaya a tenerlo pronto. El Consistorio ha rechazado el plan de la tabaquera, que incluye un centro comercial.

El Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) recoge que los 31.095 metros cuadrados de superficie de la fábrica en Juan Sebastián Elcano deben tener un uso industrial singular, esto es, que en ellos sólo caben factorías, talleres artesanales, servicios avanzados, viviendas adscritas al edificio industrial, garaje y equipamientos públicos. A lo sumo, podría albergar oficinas públicas, de ahí que la Consejería de Turismo de la Junta se interesase en su día por el edificio.

Lo que no permite el PGOU es que en la antigua Tabacalera se abra, por ejemplo, un centro comercial. Sin embargo, Altadis, según ha podido saber este periódico, ha presentado al Ayuntamiento un primer proyecto -que tendrá que modificar- en el que se recoge la construcción de un centro comercial de dos plantas dentro del recinto. Evidentemente, la tabaquera quiere rentabilizar al máximo este terreno de ahí el uso comercial de 3.720 metros cuadrados, un 10,5% de la superficie construida total.

Además, el proyecto incluye que el antiguo edificio de los talleres se utilice para comercializar lofts (tres plantas) y oficinas (cuatro pisos). En el caso de los lofts, tendrían 15.800 metros cuadrados, el 44,58% de la superficie construida total. El precio en el mercado de estos pisos de grandes dimensiones y espacios diáfanos, sin apenas tabiques, sería bastante alto dada su ubicación, en pleno barrio de Los Remedios y con vistas al Guadalquivir.

Asimismo, el borrador de la empresa tabaquera (que no incluye el presupuesto del proyecto) recoge un edificio de nueva construcción de ocho plantas -el más alto- para sede corporativa, un centro cultural con una planta bajo tierra y un centro de actividades diversas con tres plantas, una bajo rasante, también de nueva edificación, si bien ocuparía casi el mismo espacio que el inmueble que antiguamente albergaba viviendas.

Con este centro cultural y el de actividades diversas, la empresa pretende atender la reivindicación del Consistorio y de los vecinos, que han planteado en numerosas ocasiones que el barrio necesita equipamientos.

El documento presentado por Altadis también prevé la construcción de tres zonas de aparcamiento bajo rasante de dos plantas con un total de 609 plazas, algo que ven con buenos ojos desde el Consistorio. Uno de estos garajes, con 236 estacionamientos, sería privado. En total, la superficie construida sería de 35.440 metros cuadrados sobre rasante y 20.177 bajo tierra.

No obstante, el Ayuntamiento no aprobará esta propuesta, por lo que la empresa tendrá que abandonar la idea del uso comercial si quiere recuperar el espacio, desaprovechado pese a su inmejorable situación.

Lo que sí está claro es que el Ayuntamiento no está por la labor de que la compañía obtenga grandes beneficios económicos con la transformación de este suelo en Los Remedios. De hecho Altadis echó el telón del mito de Carmen después de haber intentado negociar plusvalías para el valioso terreno junto al río.

Ante estas maniobras, el Consistorio optó por blindar el suelo, calificándolo de industrial singular en el planeamiento. Bloqueó, así, la operación bajo la máxima de que la recalificación debía estar vinculada al mantenimiento de la actividad industrial, como ocurrió con los traslados de la antigua Cruzcampo, ahora Heineken de Nervión a Torreblanca, o de Abengoa.

Sin embargo, Altadis abandonó la ciudad y, por ahora, no hay ningún acuerdo para darle uso a la fábrica.

Por el momento, la antigua Tabacalera no se pronuncia sobre sus planes en Sevilla, si bien fuentes consultadas aseguran que el proyecto entregado en la Gerencia de Urbanismo no es definitivo. De hecho, no tendrá más remedio que modificarlo para adaptarlo al PGOU.

El Gobierno municipal (PSOE-IU), por su parte, lo tiene claro: cuando llegue al Ayuntamiento una propuesta "seria" saldrá adelante sin problemas. "Todo está muy embrionario y lo que no esté dentro de los márgenes del Plan General no lo vamos a permitir", apostillaron fuentes municipales.

La fábrica de la antigua Tabacalera se fundó en 1620 y fue la primera factoría de tabaco del mundo. Desde esa fecha su historia ha estado entroncada a la de la ciudad, forma parte de su historia y ha sido el motor de cambio de su sociedad en determinados momentos gracias a sus trabajadores. Su enlace cultural es más que evidente: es reconocida por muchos como fuente de inspiración de obras como la ópera Carmen de Bizet.

En julio del año 2003, cuando se produjo el cierre de la tabaquera, los trabajadores emprendieron su lucha con el fin de conseguir la permanencia de la fábrica y evitar lo que más tarde sería un hecho consumado: el cierre de la misma. Eso sí, lograron retrasar el cerrojazo tres años.

La caída de la venta de cigarrillos negros -los que se venía fabricando en la planta de Los Remedios- fue el argumento esgrimido por la empresa para marcharse de la ciudad.

  • 1