Cofradías

El Ayuntamiento rectifica y no prohibirá las sillitas plegables

La Policía podrá retirarlas si obstaculizan a las cofradías o crean inseguridad

el 16 mar 2010 / 12:55 h.

Los sevillanos aguardan sentados en las sillas plegables el paso de la hermandad de Monteserrat.

Se acabó la cruzada municipal contra el uso de las sillas plegables en la Semana Santa. La delegada de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Rosamar Prieto-Castro, anunció ayer que no se "prohibirán" las sillitas porque "cuesta trabajo quitárselas a aquellas personas que no tienen otra forma de ir a ver la Semana Santa". Una decisión que contrasta con el anuncio que el propio Ayuntamiento realizó el pasado verano, en el que garantizaba la creación de un mapa con los puntos del Centro de la ciudad en el que quedaría vetado su uso.

La rectificación municipal fue dada a conocer en la mañana de ayer tras la reunión que mantuvo el Cecop para coordinar el dispositivo de seguridad de cara a la celebración de las Fiestas de la Primavera de este año, con especial hincapié en la próxima Semana Santa. Tras el encuentro, la delegada advirtió de que son conscientes de que la presencia de las sillas plegables en medio de la calle "puede suponer un obstáculo y por tanto un motivo de inseguridad para las cofradías y los ciudadanos", pero aún así no se prohibirá su utilización "porque hay personas que realmente las necesitan".

Aunque no se prohibirá su uso, Prieto-Castro recalcó que la Policía tendrá libertad para retirar las sillas plegables en caso de que puedan generar inseguridad o interrumpir el discurrir de una cofradía. "Será la Policía Local la que tome las decisiones porque dependen del momento". La delegada desechó la posibilidad de crear el mapa de zonas saturadas que anunciaron en verano, ante la dificultad de concretar una zona específica del Centro de la ciudad donde su uso pueda generar una inseguridad constante. "A lo mejor un día de la Semana Santa la Gavidia está muy saturada por el paso de las cofradías pero quizás otro día sea otro lugar. Es muy difícil concretarlo", explicó.

Rosamar Prieto quiso apelar, finalmente, al civismo de los sevillanos para pedirles que colaboren con la Policía Local en caso de que les soliciten que retiren las sillitas plegables de la vía pública, pues asegura que lo harán porque "es necesario tener un control para que no se convierta en un problema". Un conflicto que, según la propia delegada, se solucionaría "si los ciudadanos utilizaran las sillas pegadas a la pared y no obstaculizaran la salida de las personas, el cruce entre algunas calles y el paso de las cofradías".

  • 1