sábado, 08 diciembre 2018
04:25
, última actualización
Local

Zoido abre la ‘nueva era’ de Lipasam con turnos de 24 horas y más maquinaria

La limpieza se hace ya en todos los barrios, no solo en el Centro, las 24 horas y 365 días al año

el 04 jun 2014 / 17:56 h.

TAGS:

  lipasam El «nuevo concepto de limpieza» del gobierno de Juan Ignacio Zoido ya está en marcha. El alcalde no quiere que encuestas como el barómetro de la ciudad sigan situando la limpieza como la segunda preocupación de los sevillanos tras el paro, así que ayer anunció el fin de la transformación de Lipasam, con turnos de 24 horas en todos los barrios, no sólo en el Centro, y con más maquinaria. Zoido resaltó que desde 2012 se han invertido 14 millones en la renovación de la flota de vehículos y 8,7 millones en la modernización de papeleras (3.500) y contenedores (7.600 de carga lateral y 67 soterrados para el Centro). Desde el pasado mes de abril en todos los barrios hay servicio de limpieza las 24 horas del día, 365 días al año, gracias a que toda la plantilla cambió de turno de trabajo e irán rotando. En vez de trabajar de lunes a viernes se pasó a tener una jornada de lunes a sábado y de lunes a domingo. Además, con los nuevos vehículos de recogida lateral, en vez de ir tres trabajadores en cada camión, ahora va uno, por lo que hay más efectivos en la limpieza viaria. Hay cinco vehículos compactadores nuevos y llegarán seis más. Así lo explicó Zoido, quien remarcó que sólo en 2014 se prevén 2.400 nuevos contenedores de carga lateral y 67 soterrados para nuevas zonas del Centro que el alcalde no concretó, que hay ya más baldeos y el triple de barridos mecánicos. Incluso subrayó que se han contratado 30 operarios eventuales y que se cubrirán las bajas de larga duración, del orden de 30 personas, así como se estudia la contratación de personal eventual adicional para cubrir parcialmente las bajas no cubiertas hasta ahora. Según el alcalde, la huelga de Lipasam del pasado año marcó «un antes y un después», puesto que se pactaron mejoras que han llevado a «cambiar los hábitos de vida de toda la plantilla de limpieza viaria y cambiar la metodología de limpieza de todas las calles, con una nueva programación de horarios y tratamientos». «Esperamos que pronto los sevillanos empiecen a notar los resultados», sentenció Zoido, que felicitó y agradeció el esfuerzo de la plantilla de Lipasam e incluso aprovechó el acto para dar su enhorabuena en persona a Juan Manuel Domínguez, que se jubilaba ayer tras 44 años de servicio en la empresa municipal. El alcalde, que también recordó que se está regularizando la bolsa de empleo de la empresa –con 600 plazas de peones y 100 de talleres– que durante años estuvo cerrada, resaltó que la maquinaria estaba vieja al tener más de 10 años de antigüedad y que por eso han apostado por el vehículo eléctrico. Se han adquirido –dijo– doce triciclos eléctricos, 30 motocarros térmicos y otros doce eléctricos, 44 barredoras, tres baldeadoras y cuatro vehículos eléctricos, entre otros, «y pronto llegará nueva maquinaria». Dichos vehículos permiten «disminuir costes de desplazamiento del personal hasta su zona de barrido, evitar pérdidas de tiempo en los desplazamientos; no emiten ruidos; no contaminan por la emisión de dióxido de carbono y el mantenimiento y los costes operativos se reducen al mínimo», defendió el primer edil. Los contenedores para aceites usados volverán a final de mes Nueva fecha para la instalación de contenedores de aceites usados. El delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, anunció ayer que a final de este mes empezará la colocación de estos contenedores, que serán presentados previamente por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, porque «son un modelo pionero con tecnología especial para evitar manipulaciones y vertidos a la calle», indicó. Estos contenedores, unos 200 por toda la ciudad, se retiraron el verano pasado por los problemas con la empresa adjudicataria en la recogida y con el diseño de los mismos, ya que los aceites podían ser robados fácilmente y se originaban vertidos en la vía pública. Por ello el Ayuntamiento decidió retirar la concesión y convocar un nuevo concurso, cuya adjudicación ya culminó hace unos meses. Desde entonces, los responsables municipales han dado varias fechas para la vuelta de estos contenedores a las calles, pero todas se han incumplido porque su fabricación retrasó la implantación. Así, casi un año después, aún no se han renovado. Además, el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente anunció que los establecimientos hosteleros estarán obligados a reciclar los aceites usados «por seguridad, para evitar la tentación de que vuelvan a la cadena alimentaria y para evitar también la contaminación de aguas», argumentó. Así, los aceites que usan bares y restaurantes deberán ser reciclados de forma regularizada porque sus responsables tendrán que entregarlos. «Será obligatorio», remarcó Vílchez. También anunció el responsable de Urbanismo que la decena de urinarios que hay en la ciudad serán retirados para reponerlos por otros más modernos y de menos impacto visual. Según dijo, se ha pedido a empresa que los puso, Cemusa, que los retire, puesto que el Ayuntamiento no está dispuesto a comprarlos, como le ofreció la empresa, porque desde hace «cuatro o cinco años están destrozados y no vamos a pagar por eso», apostilló Vílchez. El delegado sostuvo que los nuevos urinarios tendrán que estar «acorde con su entorno» y que se estudia si abrir o no un concurso para la adjudicación de los nuevos. La intención del gobierno municipal es renovar los que ya hay en zonas del Centro e incluso poner alguno nuevo, como cerca del bar Citroën, junto a la Plaza de España.  

  • 1