Deportes

El Ayuntamiento tampoco logra frenar la huelga del Levante

El Ayuntamiento de Valencia propuso ayer al Levante avalar a medias una cuenta de crédito por cerca de 6,5 millones de euros, pero la plantilla rechazó esta solución y, a día de hoy, se mantiene en sus trece de no jugar el domingo contra el Recreativo. La situación ya es crítica.

el 15 sep 2009 / 03:44 h.

El Ayuntamiento de Valencia propuso ayer al Levante avalar a medias una cuenta de crédito por cerca de 6,5 millones de euros, pero la plantilla rechazó esta solución y, a día de hoy, se mantiene en sus trece de no jugar el domingo contra el Recreativo. La situación ya es crítica.

Según fuentes próximas a la negociación, cada una de las partes avalaría una cantidad en torno a los 3,2 millones de euros, a la vez que el Ayuntamiento propone al club que inicie los trámites para pedir la recalificación del estadio Ciutat de Valencia. El Ayuntamiento también propuso al club que el proyecto de recalificación del estadio incluya la posible construcción de un campo nuevo.

El presidente del Levante, Julio Romero, transmitió la propuesta a los integrantes del consejo de administración del club, así como a los futbolistas de la plantilla, pero la respuesta fue un rotundo no. De hecho, los jugadores habían solicitado dieciocho millones de euros y se les ofrece 6,2, aunque con el documento de recalificación del estadio el club podría encontrar otros préstamos o fuentes de financiación.

El encuentro definitivo tuvo lugar por la noche. En él participaron el presidente y los capitanes, Descarga y Rubiales, acompañados todos por representantes del Ayuntamiento. La reunión se celebró en el complejo deportivo La Pechina, pero ni por esas hubo acuerdo, al menos al cierre de esta edición, lo cual pone al club granota en una situación realmente crítica, porque apenas tiene unas horas para evitar una huelga que lo hundiría en Segunda B. El consejo levantinista, como siempre, tiene el as del protocolo de recalificación que el Consistorio le ha proporcionado, pero hasta ahora no ha servido para mucho.

Y a todo esto, los profesionales, que siguen sin cobrar, están dispuestos a viajar mañana a Huelva, sí, pero de jugar el encuentro de la trigésima cuarta jornada, nada de nada. Ni siquiera saldrán al césped del Nuevo Colombino, aunque para ello tendrán que presentar una declaración de huelga a los árbitros, como establece el marco jurídico y legal. No en vano, los jugadores están siendo aconsejados en todo momento por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y su cuerpo de abogados.

Las consecuencias. Si el Levante finalmente no juega contra el Recre, la victoria sería automáticamente para el decano por 3-0 y el conjunto granota sería castigado con una multa. El problema sería irreversible si los azulgrana tampoco se enfrentan al Espanyol en la siguiente jornada: en ese caso, el equipo descendería a Segunda B y todos los puntos que sus rivales hubieran conseguido contra ellos en la segunda vuelta quedarían invalidados.

  • 1