Deportes

El bajón de Marco Aurelio y Emana arrastra al grupo

Dos son los jugadores cuyo rendimiento tiene de cabeza al cuerpo técnico del Real Betis. Son los casos de Emana y Marco Aurelio. Pilares antaño del equipo, los dos han desaparecido y su conducta arrastra al resto.

el 15 sep 2009 / 23:05 h.

Dos son los jugadores cuyo rendimiento tiene de cabeza al cuerpo técnico del Real Betis. Son los casos de Emana y Marco Aurelio. Pilares antaño del equipo, los dos han desaparecido y su conducta arrastra al resto.

Del Emana que encandilaba con su fútbol y sus goles en la primera vuelta apenas queda nada. Superado a medias el periodo de adaptación a la Liga española, el camerunés fue el gran artífice del buen hacer del Betis entre las jornadas séptima y doce, cuando obtuvo cinco triunfos de seis posibles e incluso ascendió a la octava posición de la Liga. Desde entonces, la irregularidad ha sido la nota determinante en el equipo, mientras que Emana simplemente ha desaparecido.

El cuerpo técnico busca de forma constante las causas del bajo rendimiento de un futbolista al que también le podría estar afectando su adaptación a una nueva vida en Sevilla. El camerunés tiene una serie de problemas que pueden estar descentrándole. No obstante, el futbolista entrena con fuerza en los entrenamientos para volver a ser el que era, ya que el equipo necesita de sus goles y juego.

En estos momentos, lleva siete goles en la Liga y otro en la Copa, una buena marca teniendo en cuenta lo que se lleva de temporada y lo realizado en las anteriores. Se trata de un gran futbolista, pero hay voces ya dentro del club que fuera de micrófono recomiendan su venta el próximo verano si llega una buena oferta por él.

Aurelio. El caso del centrocampista brasileño tiene su explicación, al menos en parte, en unas molestias en la rodilla que no le permiten rendir a pleno rendimiento. De hecho, Aurelio, que se venía cuidando cada semana con mimo en los entrenamientos, ahora es que continuamente está entre algodones y apenas si entrena.

La encrucijada que tiene Chaparro ante sí es delicada, pues la negativa situación del equipo y la ausencia de recambios provocan que Aurelio tenga que jugar siempre a pesar de que no se encuentra en las mejores condiciones. En el caso del turco también ha molestado mucho que la selección de su país contara con él en el último amistoso ante Costa de Marfil estando ya tocado en la rodilla. La situación se puede complicar todavía más en el próximo mes, cuando Aurelio tenga que jugar dos partidos vitales de clasificación mundialista ante España.

  • 1