domingo, 18 noviembre 2018
09:48
, última actualización
Deportes

El Banca Cívica tuvo orgullo pero poca defensa: el Madrid, a la final de Copa

el 18 feb 2012 / 21:34 h.

No hubo rendición como hace siete días, pero los términos generales de la semifinal del Sant Jordi no fueron tan diferentes al choque del San Pablo. El Banca Cívica sólo podía darse una oportunidad de estar en la final si su capacidad para plasmar un alto ritmo defensivo marcaba el encuentro. No lo consiguió en ningún momento, y en cambio, admitió entrar en el juego del Madrid, una especie de orgía ofensiva donde sus múltiples recursos colocan el listón a una altura inalcanzable para los de Plaza, que tiraron de orgullo y carácter para volver dos veces de la tumba y mantenerse con vida hasta que el sexto triple de Nikola Mirotic, allá por el minuto 37, terminó de organizar la tercera final de Copa consecutiva entre el Madrid y el Barcelona.

Cuatro de cuatro en triples firmó el Madrid en el primer cuarto, que arrancó, en la primera jugada, con falta personal de Paul Davis. Malas noticias. Los de blanco jugaban muy cómodos, lanzados por un Sergio Llull subido permanentemente en la moto. El Banca Cívica era, además, claramente superado en el rebote, una de sus especialidades, donde el Madrid sólo le concedió un rechace bajo su aro, ahí donde los sevillanos suelen encontrar la kriptonita. El 27-14 de los primeros diez minutos convencían al Sant Jordi de que, efectivamente, había partido pero no competencia.El triple de Llull de la continuación (30-14) hacía temer una debacle, pero el BC reaccionó. Lo hizo con la misma gracia del rival, desde el triple, imposibilitado como estaba para escalar con los postes. Se fue animando porque la defensa del Madrid tenía en la boca el azúcar de la facilidad con la que habían abierto brecha en el tanteo. Fueron cayendo uno tras otro hasta seis en los diez minutos previos al descanso, periodo en el que incluso, con una canasta de Davis, justo antes de cometer la tercera falta, el equipo de rosa llegó a ponerse por delante (40-41). Tepic cerró con el octavo triple cajista el 46-44 del intermedio.

Todo abierto, o eso parecía, hasta que el inicio de la segunda parte fue como volver al comienzo del partido. En 6 minutos el Madrid anotaba 18 puntos y completaba un parcial de 24-3 que cayó como aguacero tropical. La semifinal estaba decantada (74-49) a falta de un cuarto, aunque en la recta final de este tercer periodo arrancó una nueva fase de excitación cajista, a partir de una mejor defensa que permitieron carreras a Calloway, culminadas por Carl English o por el propio base búlgaro-estadounidense.3-12 de parcial, 79-72, cinco minutos por delante y bola para los sevillanos. Increíble, pero el Banca Cívica seguía ahí, erre que erre. Calloway falló un tiro cómodo a tres metros para poner a su equipo a cinco y Llull no perdonó en la siguiente ocasión. A tres minutos Mirotic escuchó desde la grada el grito de MVP, coreado por la parroquia blanca. Acababa de matar el partido con un triple (86-76). El Banca Cívica se va con honor y ojalá le sirva esta Copa para volver muchas veces.

Ficha técnica:

92 - Real Madrid (27+19+30+16): Llull (17), Singler (10), Suárez (13), Mirotic (21), Begic (9), -cinco inicial-, Tomic (4), Carroll (9), Sergio Rodríguez (5), Reyes (-), Velickovic (2) y Pocius (2).

84 - Banca Cívica (14+30+16+24): Calloway (11), Urtasun (5), Tepic (8), Rubio (7), Davis (4), - cinco inicial-, Triguero (12), Satoransky (5), Jasen (8), Bogdanovic (13), English (11), Izquierdo (-) y Sastre (-).

Árbitros: Martín Bertrán, García González y Araña. Eliminado: Rubio (m.37).

Incidencias: Asistieron al encuentro 14.570 espectadores en la segunda semifinal de la Copa del Rey disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

 

  • 1