Economía

El Banco de España considera "urgente" las fusiones de cajas

El Santander y el BBVA se suman al llamamiento de integración de estas entidades

el 27 oct 2010 / 21:30 h.

Fernández Ordóñez, en una imagen de archivo.

El Banco de España, el Santander y el BBVA han coincidido en lanzar una advertencia a las cajas de ahorros, que no están avanzando lo suficiente en el proceso de reestructuración que "necesaria y urgentemente" han de acometer para que así contribuyan a la recuperación de la economía.

El supervisor considera que la reestructuración de esas entidades será elemento vital para que mejoren las perspectivas de crecimiento económico y los inversores recuperen la confianza en el sistema financiero, explica en su último Informe de Estabilidad.

La reforma de las cajas de ahorros, que afecta al 94% de los activos del sector, no ha concluido y necesita asentarse, prosigue el informe, pues aún no se han corregido las debilidades de un segmento que necesitaba "urgentemente" pasar por un proceso de integración.

El mensaje del organismo dirigido por el gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez coincide con el que lanzó el martes pasado el presidente del Santander, Emilio Botín, para quien la reestructuración de las cajas no va a la velocidad adecuada.

Ayer, el consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, también consideró que las cajas no están acometiendo la reestructuración tan rápido como el sector financiero esperaba. De un total de 45 cajas de ahorros, 40 están inmersas en 13 procesos, sea mediante fusiones plenas, sea a través de fusiones frías (vía Sistema Institucional de Protección o SIP).

El informe advierte, además, sobre la exposición de las cajas al sector inmobiliario y de la construcción y aconseja a las entidades que extremen la transparencia y dediquen "mayor esfuerzo" para comunicar al mercado sus inversiones potencialmente "problemáticas". De otro modo, la percepción será peor que la situación real de las cuentas.

Inversión problemática. En el conjunto de la banca, la inversión que denomina "potencialmente problemática" -activos dudosos o fallidos- ascendía en junio pasado a 181.000 millones de euros, el 9% más respecto a diciembre. Se encuentra cubierta en un 26% con provisiones específicas, y con las genéricas, en un 33%.

Aunque el "notable" ajuste que atraviesa el sector inmobiliario y de la construcción ha permitido aminorar el ritmo de crecimiento de la morosidad bancaria, cabe esperar que aún siga aumentando en los próximos meses, un contexto que contemplaban las pruebas de estrés o resistencia, a las que se sometieron bancos y cajas en julio.

Tales pruebas conllevaron un punto de inflexión en la situación de la banca y para el acceso de las entidades españolas al mercado internacional de la financiación, que mejoró sustancialmente, prosigue el informe, que agrega que si no se profundizan las reformas estructurales y se consolidan los ajustes fiscales, no se recuperará "plenamente" la confianza.

Las dificultades de acceso a los mercados de capitales presionaron al alza el coste de la financiación de bancos y cajas, que emprendieron una estrategia de captación de depósitos que plantea también, según el informe, una serie de retos.

Para hacerles frente, aconseja compensar su rentabilidad, mejorar la eficiencia operativa y, en especial, incrementar la rentabilidad de las carteras.

  • 1