sábado, 20 abril 2019
00:46
, última actualización
Economía

El Banco de España duda de los indicios de la recuperación

El organismo titubea al analizar los datos porque, afirma, son dispares.

el 05 mar 2010 / 22:42 h.

El Banco de España cree que 2010 ha comenzado con una mejoría de la inversión y con un consumo privado que, pese a que volvió a crecer en el cuarto trimestre de 2009, ahora da "señales dispares" sobre su evolución durante los primeros meses del ejercicio en curso.

En su último boletín, el supervisor destaca una mejoría, aunque aún pequeña, del nivel de utilización de la capacidad productiva de la industria, así como del clima industrial en el sector de los bienes de equipo, que registró una "leve recuperación" en enero.

Mientras, la inversión en construcción sigue cayendo, aunque de forma más moderada, en un momento en el que finalizan las obras del Fondo Local.

Al analizar el consumo, el organismo valora que volviese a crecer en el cuarto trimestre de 2009 (el 0,3%) tras año y medio de retrocesos.

Sin embargo, avisa de que hay "señales dispares" en el gasto de los ciudadanos, pues los indicadores cualitativos, como la confianza de los consumidores en Europa, han retrocedido, aunque los cuantitativos siguen mejorando, como lo demuestra en España el continuo aumento de las matriculaciones gracias al Plan 2000E.

En el aspecto laboral, el Banco de España considera necesario acometer "los mayores esfuerzos" para evitar un aumento del paro de larga duración. Advierte así del descenso relativamente contenido que aún hay para salir de la situación de desempleo, al tiempo que resalta el "fuerte impacto negativo" ante el futuro más inmediato en los casos de paro de larga duración.

La institución que dirige el gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez comenta que, desde que comenzó la crisis, el aumento del paro se ha debido, sobre todo, a la destrucción de empleo, y especialmente en los casos de contratos temporales y trabajadores con poca antigüedad en la empresa.

Destaca el efecto perverso de la crisis sobre los hombres, los colectivos con menor nivel de educación y los inmigrantes. Según indica, desde el segundo trimestre de 2007 el aumento del paro se ha concentrado en los trabajadores con contrato temporal, cuya tasa de salida del empleo se ha más que duplicado desde el comienzo de la crisis, mientras que entre el colectivo con contrato indefinido esta tasa se ha mantenido relativamente reducida.

Y vuelve a la carga con la necesaria reforma del sistema de pensiones. Augura que la tasa de dependencia -el porcentaje de población mayor de 65 años sobre la población en edad de trabajar- se "duplique" hasta 2050, generando una "fuerte presión al alza" sobre el gasto en las prestaciones y en la sanidad. A partir de este argumento, establecido según la proyección del INE, anticipa así las posibles consecuencias que la contracción de la población tendrá sobre las cuentas públicas.

Los flujos de migración serán menores hasta 2015 y no serán compensados por un aumento de la natalidad, detalla el Banco de España. Mientras, la población entre 16 y 64 años tendrá una tasa de crecimiento anual del -0,75% entre 2030 y 2049.

Esta advertencia del Banco de España coincide con el debate que hay sobre la necesidad de reformar el sistema público de pensiones para garantizar así su viabilidad a futuro y que tanta polémica genera.

  • 1