viernes, 18 enero 2019
22:03
, última actualización
Economía

El Banco de España interviene Banco de Valencia e inyecta 3.000 millones

El supervisor inyecta a la hasta ahora filial de Bankia 1.000 millones en capital más otros 2.000 millones en créditos para garantizar los depósitos

el 21 nov 2011 / 15:45 h.

Justo un día después de las elecciones, el Banco de España intervino ayer el Banco de Valencia, entidad integrada en Banco Financiero y de Ahorros (BFA), al que ha destinado 3.000 millones de euros de dinero público, 1.000 millones para fortalecer su capital y 2.000 millones de linea de crédito para asegurar su liquidez, según informó el organismo regulador. Además, el organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha sustituido a sus administradores a petición del consejo del banco y lo administrará "para estabilizarlo y recapitalizarlo" con el fin de afrontar su posterior enajenación en un proceso competitivo.

Los depositantes y acreedores "pueden estar absolutamente tranquilos, ya que las decisiones adoptadas hoy [por ayer] garantizan que Banco de Valencia podrá seguir operando con normalidad y cumplirá con todas sus obligaciones frente a terceros", sostuvo el Banco de España.

La decisión de la comisión ejecutiva del Banco de España se produjo tras constatar que el Banco de Valencia no ha podido adoptar las medidas adecuadas para asegurar su viabilidad, y tras enviar recientemente un escrito a sus administradores requiriendo una solución "urgente y definitiva" para su situación.

El consejo del Banco de Valencia manifestó ayer formalmente al Banco de España la imposibilidad de encontrar de inmediato una solución viable de futuro y solicitó la sustitución de sus administradores por otros designados por el FROB, que nombró a José Manuel Oliver Martínez, Margarita Reyes Medina y Fernando Viladomat Carreras.

El peso del Banco de Valencia en el sistema bancario español es del 0,74% del total de los activos, según los datos que maneja el organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Así, se trata de la cuarta entidad financiera que interviene el supervisor desde que comenzó la reestructuración financiera, tras Caja Castilla-La Mancha (CCM), la andaluza Cajasur y la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), así como la segunda de la Comunidad Valenciana.

Banco de Valencia, que registra una elevada exposición al sector inmobiliario y podría requerir provisiones por entre 600 y 800 millones de euros, estaba preparando una ampliación de capital para fortalecer su solvencia.

La intervención tuvo su efecto en la bolsa, que se desplomó 3,48%, debido fundamentalmente a la caída de los valores financieros, como BBVA y Santander, que bajaron el 3,48% y el 3,45%, respectivamente.

Efectos en Bankia. La noticia tuvo consecuencias. Así, el presidente de Bancaja, Jose Luis Olivas, presentó ayer su dimisión como vicepresidente ejecutivo de Bankia y vicepresidente de la matriz del grupo, el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), según fuentes financieras. Olivas presidía hasta hace unos días el Banco de Valencia. El banquero dimitió de la presidencia del Banco de Valencia antes de que se hiciera público el agujero y lo hizo sin consultar al presidente de BFA y Bankia, Rodrigo Rato, lo que creó un distanciamiento entre ambos, que ha acabado con la salida del primero.

La dimisión de Olivas -un conocido político de la Comunitat Valenciana que llegó a presidir la Generalitat durante unos meses- se produjo en el seno del consejo de administración que celebró ayer por la tarde el BFA, la matriz de Bankia y del Banco de Valencia.

Por su parte, el BFA se apresuró en asegurar que la intervención de Banco de Valencia no tendrá "un impacto significativo" en la solvencia del conjunto del grupo, según informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, BFA ostenta una participación del 27,3% en Banco de Valencia a través de la que tiene del 69,98% en Bancaja Inversiones. Por su parte, los sindicatos de Banco de Valencia confiaron en que la intervención "no implique despidos ni cierre de oficinas".

  • 1