domingo, 17 febrero 2019
20:04
, última actualización
Economía

El Banco de España llama al orden a la CAM

Pone en riesgo el SIP con Cajastur por el poder

el 16 jul 2010 / 22:00 h.

José María Barreda con el presidente de Cajastur, Manuel Menéndez, ayer.

El Banco de España conminó ayer a la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) a resolver sus diferencias con Cajastur y a continuar con la alianza que crearía la tercera caja española -con 135.000 millones en activos y más de 2.000 oficinas- y que, a juicio del organismo, es un proyecto beneficioso para todas las partes, según informaron fuentes financieras.

El órgano regulador trasladó este mensaje durante la reunión de urgencia a la que convocó en la tarde de ayer a la CAM y en la que no estuvieron presentes ni el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ni el subgobernador, Javier Aríztegui.

El Banco de España mantuvo así la continuidad del proyecto, aunque reconoce que la decisión depende en última instancia de las partes implicadas.

La CAM puso en peligro el pasado jueves la fusión fría o Sistema Institucional de Protección (SIP) con Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria al rechazar la parte del contrato que se refería al control del grupo resultante.

En concreto, se negó a aceptar la delegación del poder en el consejero delegado, que estaba previsto que fuera el presidente de Cajastur, Manuel Menéndez.
Fuentes próximas a Cajastur incidieron en que con la posición adoptada por la CAM, el proceso de fusión virtual de estas cuatro cajas se encontraba prácticamente roto y abocado al fracaso.

Pero una portavoz de la CAM dijo que la caja "no ha roto ni el acuerdo ni las negociaciones". "El consejero delegado tiene que tener facultades, pero no el poder absoluto", añadió.

Un portavoz de Cajastur dijo, por su parte, que "un contrato se acepta en su integridad o no se acepta", mientras que los portavoces de las otras dos cajas prefirieron no hacer comentarios.

A finales de mayo los consejos de administración de las cuatro cajas ratificaron el protocolo de creación de un Sistema Institucional de Protección o SIP.

La CAM ya afrontó dificultades en las negociaciones con la BBK al rechazar la posición de control de la entidad vasca, y tampoco llevó a buen término las conversaciones con Caja Murcia por los mismos motivos.

El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, aseguró que "no es positivo para nadie" que no se produzca la fusión, aunque advirtió de que la alicantina, con la situación que tiene, es la que va a salir "peor parada porque era la que más necesitaba esa estabilidad".

  • 1