Local

El Banco de España no descarta que haya que tomar nuevas medidas ante los riesgos de la consolidación fiscal

Cree que la actividad volverá a una "suave recuperación" tras el estancamiento del tercer trimestre, aunque rodeada de incertidumbres.

el 23 nov 2010 / 10:30 h.

TAGS:

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha advertido de que la senda de consolidación fiscal programada por el Gobierno "no está exenta de riesgos", por lo que considera que su "estricto cumplimiento" exigirá un seguimiento y control "riguroso" de las desviaciones de ingresos y gastos y, si fuera necesario, la instrumentación de las "medidas adecuadas".

Así lo ha puesto de manifiesto Fernández Ordóñez en la Comisión de Presupuestos del Senado, donde ha señalado, sin embargo, que la orientación restrictiva de los Presupuestos de 2011 debería permitir avanzar en el logro de los compromisos adquiridos a nivel europeo.

A su parecer, la corrección del déficit público es una prioridad "ineludible" de política económica que se ha de abordar con "ambición y energía", algo que, según ha indicado, se ha afronta "adecuadamente" desde los Presupuestos del año que viene.

En declaraciones a los medios tras su comparecencia, Fernández Ordóñez resaltó la evolución del déficit del Estado en lo que va de año y se aseguró que no le sorprendería que el cierre del año fuera "perfectamente" compatible con el objetivo marcado.

Según el gobernador del banco emisor, el éxito de la consolidación presupuestaria requiere, además, el apoyo de todos y cada uno de los niveles de Gobierno que integran las administraciones públicas, ya que se ha de evitar que el incumplimiento de los compromisos por parte de alguna de ellas pudiera llevar a cuestionar el alcance del compromiso del Gobierno con los objetivos establecidos.

En este sentido, ha resaltado la importancia de que no se produzcan desviaciones en relación con los compromisos adquiridos y ha propuesto, para facilitar la tarea, un fortalecimiento adicional de los marcos presupuestarios, en particular en las administraciones territoriales.

En concreto, Fernández Ordóñez considera que hay margen para mejora la transparencia de la información pública de las comunidades a través de la publicación regular de la ejecución presupuestaria del conjunto y cada una de las CC.AA. con la misma "periodicidad, grado de detalle, desfase y facilidad de acceso que lo hace el Estado".

A su parecer, la falta de información en un momento como el actual puede redundar en una desconfianza de los mercados que se puede manifestar en una cierta prima adicional en el coste de la financiación.

De la misma forma, el gobernador del supervisor bancario ha recomendado reforzar los mecanismos para evitar que se produzcan desviaciones presupuestarias en la ejecución desde la elaboración de límites de gasto anuales, un instrumento que ha resultado "muy útil" al Estado a la hora de elaborar su Presupuesto.

Finalmente, ha apostado también por una planificación de medio plazo que obligue a analizar la dinámica estructural de las distintas partidas de ingresos y gastos públicos, que permita detectar los nichos en los que los márgenes para la racionalización y ajuste son "superiores" porque puede resultar "especialmente apropiada" cuando se requieren medidas de ajuste que van más allá de una corrección transitoria de los desequilibrios.

"SUAVE RECUPERACIÓN"

En cuanto a la evolución macroeconómica, Fernández Ordóñez ha confiado en que la actividad vuelva a la senda de "suave recuperación" que había iniciado a comienzos de año tras el estancamiento del tercer trimestre, aunque ha admitido que "tardará todavía algún tiempo en alcanzar el tono suficiente para generar empleo".

A su parecer, el restablecimiento de la confianza, la reducción de la incertidumbre sobre el mercado laboral y el saneamiento financiero del sector privado habrá de ser los "ingredientes fundamentales" de una "recuperación sostenida" de la actividad impulsada por la demanda exterior y el progresivo dinamismo del sector privado.

Según Fernández Ordóñez, el momento en el que se elaboraron los Presupuestos estuvo marcado por un "tímido inicio" de la fase de recuperación que comenzó a vislumbrarse en los primeros meses del año y que debería proseguir, una vez superado el episodio de estancamiento debido a factores transitorios como las anticipaciones de gasto al trimestre anterior o la finalización de algunos programas de estímulo.

PERSPECTIVAS RODEADAS DE INCERTIDUMBRES

"Las perspectivas existentes de recuperación gradual están", ha señalado para añadir después que siguen rodeadas de incertidumbres, ya que cabe esperar que el consumo de los hogares atenúe su ritmo de avance en comparación con los registros de la primera mitad del año, en línea con la aminoración del ritmo de crecimiento de la renta disponible y de una evolución previsiblemente moderada de la riqueza.

A su parecer, esta trayectoria sería "compatible" con una trayectoria descendente de la tasa de ahorro y con un comportamiento aún débil del resto de los componentes de la demanda interna. La demanda exterior, por su parte, podría mostrar mayor dinamismo, para lo que es necesario perseverar en la consolidación de las mejoras de competitividad que se han alcanzado en el ámbito de los costes y de los precios.

  • 1