Economía

El Banco de España urge a reformar las pensiones y a moderar los sueldos

El envejecimiento de la población y su efecto sobre las finanzas públicas ha llevado al Banco de España a lanzar una llamada de atención y urgir a la reforma del actual sistema de pensiones. El órgano supervisor enfatiza, además, que la nueva coyuntura exige eliminar la rigidez de la contratación y moderar los salarios.

el 15 sep 2009 / 06:30 h.

El envejecimiento de la población y su efecto sobre las finanzas públicas ha llevado al Banco de España a lanzar una llamada de atención y urgir a la reforma del actual sistema de pensiones. El órgano supervisor enfatiza, además, que la nueva coyuntura exige eliminar la rigidez de la contratación y moderar los salarios.

El Banco de España aprovechó ayer la presentación de su informe anual de 2007 para demandar que se acometan "pronto" reformas adicionales en los sistemas de pensiones, dado que la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas será cada vez "más costosa y difícil". Así, la autoridad monetaria indicó que es necesario adoptar medidas para aumentar el "grado de contributividad" del sistema público de pensiones y fomentar "el desarrollo de sistemas complementarios", ante unas finanzas públicas que se enfrentarán a "importantes retos" en el medio y largo plazo, como consecuencia de la presión sobre el gasto público que ejercerá el envejecimiento de la población.

El organismo instó, además, al Gobierno a adoptar reformas estructurales para fortalecer el tejido productivo. Y es que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, reconoció que la intensidad del ajuste económico está siendo más pronunciada de lo inicialmente esperado y añadió que las perspectivas inmediatas apuntan a un crecimiento del PIB inferior a su potencial.

Razón por la que defendió la necesidad de mantener una senda de moderación salarial y de los márgenes empresariales para preservar la competitividad de la economía española y limitar el alcance de su desaceleración, especialmente en el mercado de trabajo, máxime cuando "no cabe esperar" en el corto plazo una recuperación "significativa" de la productividad.

"El repunte de los costes laborales ha continuado en los primeros meses de 2008, lo que no está en consonancia con el cambio de fase cíclica que afronta la economía, pues puede terminar incidiendo negativamente en las decisiones de contratación de las empresas, acentuando el ajuste del empleo cuando ésta tiende a desacelerarse", subrayó.

Así, recomendó cambios en la negociación colectiva y en los sistemas de contratación que permitan un "ajuste" de los salarios para impedir que, en este contexto, el ajuste recaiga principalmente sobre el empleo temporal, que representa más del 30% del total.

Por eso, añadió, es imprescindible seguir avanzando en las reformas del mercado de trabajo con la "progresiva eliminación de las rigideces" existentes, facilitando una adecuación de los incrementos salariales vinculados a los aumentos de la productividad, de forma diferenciada entre sectores y empresas, y abordando reformas pendientes en la contratación.

Señaló que el "clima adecuado" en las relaciones industriales entre empresarios y trabajadores puede facilitar la "flexibilidad" necesaria para introducir los cambios organizativos y en la gestión imprescindibles para adaptarse a la nueva etapa. De esta manera, se contribuirá a reducir la necesidad de que el ajuste se realice mediante recortes en el empleo, a suavizar el alcance de la desaceleración y a facilitar la recuperación del dinamismo, afirmó.

  • 1