viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Economía

El Banco Mundial dice que la situación económica en España es "muy grave"

el 09 jun 2010 / 15:10 h.

El Banco Mundial (BM) dijo que la situación económica en España es "muy grave", aunque indicó que las medidas de austeridad fiscal adoptadas por el Gobierno van en la "dirección correcta".

"Creo que la situación en España es muy grave y el desempleo extremadamente alto", afirmó hoy el director de tendencias macroeconómicas del BM, Andrew Burns, durante una rueda de prensa en la que se presentó el informe "Perspectivas Económicas Mundiales 2010".

La economía mundial crecerá entre el 2,9% y el 3,3% en 2010 y  2011, frente al 2,7% previsto en el mes de enero por el Banco  Mundial, que destaca que la recuperación económica continúa, "pero la  crisis de la deuda de Europa ha puesto nuevos obstáculos en el camino  hacia un crecimiento sostenible a medio plazo".

En su actualización del informe titulado 'Perspectivas económicas  mundiales 2010', el Banco Mundial estima un crecimiento de la  economía global de entre el 3,2% y el 3,5% en 2012, lo que contrasta  con el retroceso del 2,1% registrado en 2009.

Asimismo, el BCE sitúa el crecimiento del PIB en las economías en  desarrollo entre el 5,7% y el 6,2% en el periodo 2010-2012, mientras  que para los países desarrollados será de entre el 2,1% y 2,3% en  2010, lo que "no será suficiente para contrarrestar la contracción  del 3,3% registrada en 2009", y de entre el 1,9% y el 2,4% para  2011.

En cuanto a la perspectiva por regiones, destaca que la  recuperación de Europa y Asia Central será del orden del 4,1% en  2010, impulsada por el crecimiento de sus dos principales economías,  Rusia y Turquía. En la mayoría de las demás naciones, será  relativamente "endeble o seguirá siendo negativa". "A raíz de la  mayor incertidumbre, vinculada a la crisis de la deuda soberana en  algunos países europeos (Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España),  soplan vientos desfavorables en la región". 

Por su parte, Asia oriental y Pacífico crecerá un 8,7% en 2010 y  un 7,8% en 2011, al beneficiarse de sus vínculos con China, Oriente  Medio y Norte de Africa un 4% y un 4,3% en 2010 y 2011,  respectivamente, y Africa al sur del Sahara, un 4,5% y un 5,1%.  Mientras, en el periodo 2010-2012, Asia Meridional crecerá un 7,7% y  América Latina y el Caribe un 4,3% al año. 

El primer vicepresidente y primer economista del Banco Mundial,  Justin Yifu Lin, destacó que el mejor comportamiento de los países en  desarrollo en un mundo de crecimiento multipolar es "alentador". "No  obstante, para que la recuperación sea duradera, los países  desarrollados deben aprovechar las oportunidades que ofrece el firme  avance de las naciones en desarrollo", añadió.

La institución considera que a medio plazo la recuperación se  enfrenta a "vientos en contra" como la disminución de los flujos  internacionales de capital, un elevado desempleo y una capacidad  ociosa que supera el 10% en muchos países. Resalta que, aunque hasta  ahora se ha logrado detener el impacto de la crisis de la deuda  soberana europea, su prolongado aumento podría "encarecer el crédito  y restringir el crecimiento y la inversión en los países en  desarrollo".

Por el contrario, entre los aspectos positivos, subraya que el  comercio internacional de mercancías ha tenido un marcado repunte y,  según las previsiones, aumentará aproximadamente un 21% este año,  para descender hasta alrededor del 8% en 2011-12. "Casi la mitad del  incremento de la demanda mundial en el período 2010-12 provendrá de  los países en desarrollo", remarca.

CRISIS DE DEUDA SOBERANA.


Asimismo, el Banco Mundial da por sentado que los esfuerzos del  Fondo Monetario Internacional (FMI) y las instituciones europeas  evitarán un incumplimiento de pago o una reestructuración importante  de la deuda soberana europea. "Pero, incluso así, los países en  desarrollo y las regiones que mantienen estrechas relaciones  comerciales y financieras con los países de ingreso alto muy  endeudados pueden sufrir serias repercusiones", insiste.

El director del Grupo de Análisis de las Perspectivas de  Desarrollo del Banco Mundial, Hans Timmer, explicó que "el estímulo  de la demanda en los países de ingreso alto se está convirtiendo en  parte del problema, en lugar de en la solución". Además, apuntó que  frenar más rápidamente el gasto podría, a la larga, "reducir el coste  de los empréstitos y dar un fuerte impulso al crecimiento, tanto en  los países de ingreso alto como en aquellos en desarrollo".

En esta línea, no descarta que, independientemente de cómo  evolucione la situación de la deuda en Europa, se produzca "una  segunda serie de crisis financiera en determinados países en  desarrollo de Europa y Asia central", donde el aumento de los  préstamos improductivos provocado por la lentitud de la recuperación  y por los importantes niveles de deuda a corto plazo puede poner en  peligro la solvencia del sector bancario.

El director de Tendencias Macroeconómicas Mundiales del Banco  Mundial, Andrew Burns, incidió en que los países en desarrollo no son  "inmunes" a los afectos de la crisis de deuda soberana, aunque confía  en que no tengan grande problemas si se centran en las estrategias de  crecimiento, facilitan la actividad comercial o mejoran la eficiencia  del gasto.

  • 1