Deportes

El Barça busca en Moscú el pase a octavos ante el Spartak de Unai Emery

Los de Vilanova, que se enfrentan al frío y al césped artificial, tienen en sus manos la clasificación pese a la derrota sufrida en Glasgow

el 19 nov 2012 / 20:59 h.

Con guantes y gorros para protegerse del frío, los jugadores blaugranas entrenaron ayer en Moscú.
Vuelve la Liga de Campeones con los encuentros que van a dirimir la clasificación final de la fase de grupos y la posición de cara a los cruces. El FC Barcelona visita esta tarde en el frío estadio Luzhniki al Spartak Moscú de Unai Emery con la clara intención de ganar y conseguir así matemáticamente el pase a los octavos de final de la Champions, con el recuerdo todavía fresco de la derrota ante el Celtic en Glasgow como aviso, mientras que los rusos necesitan la victoria para seguir vivos.

 

El tropiezo culé ante los escoceses ha dejado este grupo más abierto y con más interés para esta jornada, y es que tanto Benfica como Spartak de Moscú apuran sus opciones mientras que el Barça pugna con el Celtic por la primera posición, que se asegurará en caso de victoria y pinchazo de los celts.

Las principales batallas que tendrán que dirimir los blaugrana serán el frío -presumiblemente se jugará el partido con cero grados o incluso bajo cero-, y que cuenta con césped artificial para evitar su congelación en los largos y duros meses del invierno moscovita.

Con ello se verá afectado el habitual fútbol de toque del equipo de Tito Vilanova, pero obtener el billete para los octavos de final y llegar con los deberes hechos al último partido contra un Benfica que podría jugarse la vida en el Camp Nou son motivaciones suficientes para darlo todo y superar cualquier amenaza que puedan presentar los rusos.

La gran noticia para el Barça es el regreso de Busquets al mediocentro, tras cumplir dos partidos de sanción, además de la recuperación de Gerard Piqué y Carles Puyol para el eje de la defensa, ya que ambos volvieron a estar juntos en el once inicial en la pasada jornada de Liga BBVA en la victoria contra el Zaragoza (3-1).

El regreso de los centrales titulares no evitó, sin embargo, que consiguieran dejar su portería a cero. Y es que los catalanes siguen encajando más goles de lo habitual en estos últimos años por errores puntuales y por las constantes lesiones -Bartra y Adriano están ahora en la enfermería-, pero con el capitán y con Piqué de vuelta esperan dejar atrás este periodo sin perder el olfato goleador, ya que es verdad que también están marcando más goles gracias a la inspiración de un Leo Messi desenfrenado.

En la primera vuelta, los blaugranas superaron en casa al Spartak de Emery por la mínima (3-2) pero confían en que siga el gafe del técnico vasco en sus partidos contra el Barça, ya que pese a arrancar cinco empates no ha conseguido ganar todavía ningún partido, y suma siete derrotas.

También ayudan los referentes en tierras rusas: el Barça acumula una victoria y cinco empates en sus visitas. En caso de empate, el Barça podría sellar su pase si el Celtic gana al Benfica, lo que dejaría la batalla por ser primero para la última jornada.

Pero si el Barça pierde en Rusia comportaría el tener que jugarse el pase a los octavos de final en el último cartucho aunque en tres de los tres escenarios posibles el Barça seguiría siendo líder. A los moscovitas, que recuperan a McGeady, sólo les vale ganar los dos partidos para seguir en la Champions.

Confianza. Tito Vilanova aseguró ayer que intentarán ganar para conseguir ya el pase para octavos aunque reconoció que no es fácil ganar a nadie en esta competición. "Mañana intentaremos ganar para estar clasificados. Y, en cualquier caso, todavía nos quedará después un partido en casa. Pero en la actual Champions, no se le gana fácilmente a nadie", manifestó en rueda de prensa.

El técnico blaugrana, que aseguró que si los equipos rusos lo han puesto "difícil" a su equipo en el pasado es "porque tienen buenos jugadores", lamentó no tener la ventaja habitual que tienen en Europa de ser más desconocidos para el rival. "La ventaja que podemos tener en Europa en esta ocasión no la tendremos porque Emery nos conoce como demostró en la ida", afirmó.

Cesc Fábregas restó importancia al clima y el césped artificial: "El clima no será un problema, el césped puede afectar, es diferente y hace falta entrenar para ver cómo bota la pelota. Pero estamos acostumbrados a jugar en diferentes tipos de terrenos de juego. Nada servirá de excusa", afirmó el catalán.

  • 1