Deportes

El Barcelona se juega el año y quizás el ciclo en Old Trafford

Una temporada en noventa minutos con la posibilidad de clasificarse para la sexta final de la Copa de Europa de su historia o el fin de un ciclo y el inicio de una nueva etapa es lo mucho que se juega el Barcelona ante el Manchester United. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:55 h.

Una temporada en noventa minutos con la posibilidad de clasificarse para la sexta final de la Copa de Europa de su historia o el fin de un ciclo y el inicio de una nueva etapa es lo mucho que se juega el Barcelona ante el Manchester United en Old Trafford (0-0 en la ida).

Llegado a este punto, el equipo de Frank Rijkaard no puede mirar hacia atrás. Sin opciones en la Liga y con un fútbol muy cuestionado, al Barça sólo le queda echar el resto y reivindicarse en un escenario emblemático. Después de levantar la Champions en París con un juego que enamoró a la Europa futbolística, el Barça cayó en barrena.

De su último título -la Supercopa de España- hace ya mucho (agosto 2006) y los recuerdos persiguen y maltratan a los azulgrana, que han visto cómo el círculo virtuoso creado con la llegada de Joan Laporta apenas resiste más tensiones.

Por eso, el partido de hoy es de los que marcarán una tendencia de futuro. Difícilmente el Barça puede soportar una segunda temporada en blanco después de lo vivido esta campaña, con Ronaldinho fuera de combate desde hace meses y un equipo instalado en la confusión. También es una de las últimas oportunidades que tiene Frank Rijkaard para cambiar la situación. El técnico holandés tiene su crédito en números rojos.

En Old Trafford, el Barça notará la baja de Rafael Márquez, sancionado, uno de los jugadores que mejor va en el juego aéreo y que será sustituido por Puyol. La alineación estará en función de si Rijkaard decide jugar de entrada con Henry.

Se ha instalado en Barcelona la teoría de que el francés, más por lo que fue que por lo que es, es un jugador temido por el United. Henry, que jugó en el Arsenal entre 1999 y 2007, marcó nueve goles al United en los 18 partidos que jugó con los londinenses.

Lo que resulta evidente es que el defensivo Manchester United que se vio hace menos de una semana en el Camp Nou no tendrá nada que ver con el agresivo conjunto que alineará Alex Ferguson esta noche en Old Trafford. Con la duda de Vidic y Rooney, ambos lesionados ante el Chelsea, el United lo tiene todo a favor para clasificarse y luchar por su tercera Copa de Europa.

  • 1