viernes, 19 abril 2019
16:16
, última actualización
Cultura

El Barrio: "Hoy le daré al público lo que me pide: identidad"

el 04 mar 2010 / 21:09 h.

Cantar en un recinto que colgaba el cartel de “no hay billetes” un mes antes del concierto ya es un gustazo que no todos pueden permitirse, pero el verdadero afán de todo artista es crear su sello y hacer de su música un referente para un segmento de público. La identidad musical de los miles de incondicionales que esta noche flamenquearán en el Pabellón San Pablo se llama ser barriero.

Para el “identificador de ánimos” –como él mismo se define– que se esconde bajo ese admirado sombrero (un aliado para su timidez), sus fans son los auténticos protagonistas y esta noche les dará lo que ellos le piden: “identidad”. “Sin ellos no eres nada y en mi caso menos todavía, porque tengo una legión de seguidores asombrosa”, se sincera en una entrevista con este periódico José Luis Figuereo.

El Barrio aparece en su último trabajo, Duermevela, rodeado de una colección de relojes muy a tono con su lucha particular contra el tiempo y el destino, que en su caso le ha llevado a huir de las tendencias musicales al uso y a consolidar su propio estilo, con el que no le ha ido nada mal, pese a que reconoce que “no se puede gustar a todos”.

Este artista suena a “andaluz fusionado con rock sinfónico”, ritmos que este gaditano lleva en la sangre y que alimenta con sus influencias del flamenco y el rock andaluz de los 80. Nada que ver con lo que acostumbra a escuchar ahora: heavy y salsa. Y es que a Selu le gusta cultivar la voz y el oído pero no se le da tan bien educar el torso, ya que asegura que “canta mejor que baila”. En su tiempo libre es de los clásicos y suele “pasear y comprar el pan”, aunque se sale de lo común en otra de sus aficiones, la ornitología.

En lo que no invierte su tiempo de ocio es en darle a la pluma, ya que el cantante no sigue precisamente al pie de la letra el dicho de que las noches están para dormir, ya que compone durante las horas de insomnio y duermevela. La inspiración le viene “en días grises y en lo cotidiano”, explica el artista, que en su último álbum ha “evolucionado hacia temas sociales de actualidad, como la inmigración o el cambio climático”.

Para el del barrio de Santa María (Cádiz) el éxito no tiene secretos, sino que “llega o no llega” y sorprende cuando lo hace, aunque sí incluye en la receta de la gloria tres ingredientes estrella: la constancia, el trabajo y, sobre todo, el buen directo. Este es uno de los momentos más placenteros de su carrera, ya que “el calor de la gente no tiene precio” y no hay nada como el “contacto con el público”. Sobre todo si los que están a pie de escenario son barrieros, que él mismo define a la perfección: “Un barriero es una persona que se identifica con la filosofía de El Barrio, las letras de las canciones, la música... En definitiva, un incondicional”.

Precisamente por este apoyo Selu asegura encontrarse en su mejor momento profesional: “Me considero un privilegiado y la gente me quiere más que nunca”, dice. Sin embargo, no paga un precio demasiado alto por la fama, ya que “cuando me quito el sombrero paso desapercibido y eso es una ventaja”, bromea. Una fama en la que debe mucho al boca a boca y para la que el artista no encontró un buen aliado en los medios de comunicación en sus orígenes, si bien apunta que “ahora las cosas han cambiado y hay muchos medios que apoyan a El Barrio”.

Aun así, Selu mantiene que “quizás no sea proporcional el fenómeno del grupo con la presencia mediática”. Como buen soñador, no suelta prenda sobre los detalles de su gira para no estropear la sorpresa, aunque adelanta que el de hoy será un concierto “muy entretenido con un montaje bastante espectacular de atrezo, luces y sonido”.

  • 1