lunes, 22 abril 2019
10:45
, última actualización
Economía

El BCE admite el frenazo de la Eurozona pero no cede con los tipos

Mantiene en el 1,5% el precio del dinero y, pese a rebajar las previsiones, no da señal de recortes.

el 08 sep 2011 / 15:28 h.

El presidente del BCE, Jean Claude Trichet, defendió ayer con firmeza la gestión de la entidad durante la crisis.

Sin sorpresas en el guión. Tal y como se esperaba, el Banco Central Europeo (BCE) optó ayer, de forma unánime, por mantener invariables los tipos de interés en el 1,5%, aunque sí decepcionó a los mercados después de que su análisis sobre el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento económico de la Eurozona no llegara acompañado de un claro signo que apunte a una futura rebaja del precio del dinero.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, constató una mejoría en las expectativas de inflación para la Zona Euro al afirmar que los riesgos sobre las mismas se encuentran "ampliamente equilibrados" tras advertir en anteriores ocasiones de que las amenazas para la estabilidad de precios se situaban al alza, mientras que ahora los riesgos se han "intensificado" sobre las expectativas de crecimiento económico, aseguró en su tradicional rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad.

No obstante, el presidente del BCE advirtió de que los tipos de interés siguen siendo "bajos", aunque admitió que se han observado mayores restricciones en las condiciones financieras, lo que sugiere al menos el final de las subidas de tipos.

Por contra, Trichet prestó una especial atención al empeoramiento de las perspectivas de crecimiento de la Eurozona, donde aprecia una "intensificación de los riesgos a la baja" que conllevará un crecimiento "muy moderado" del PIB de la región en la segunda mitad del año.

Y es que el organismo supervisor ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento económico de la Zona Euro para este año y el próximo, anunció Trichet, quien, sin embargo, indicó que la institución mantiene sus expectativas de inflación para 2011 y solo las ha rebajado ligeramente para el próximo año.

Así, reconoció que el BCE espera un crecimiento "muy moderado" del PIB de la Eurozona en la segunda mitad del año, que se concretará en un avance de entre el 1,4% y el 1,8%, frente a la horquilla del 1,5% al 2,3% prevista anteriormente, mientras que para 2012 prevé un rango de entre el 0,4% y el 2,2%, cuando en junio esperaba un crecimiento de hasta el 2,8%.

Respecto a la inflación, la institución mantuvo estables sus previsiones para el presente ejercicio, en un rango de entre el 2,5% y el 2,7%, mientras que las rebajó ligeramente para 2012 hasta una horquilla de entre el 1,2% y el 2,2%, frente al 1,1%-2,3% previsto en junio.

Además, Trichet defendió con la mayor contudencia que se le recuerda en su mandato la gestión de la institución en respuesta a las críticas vertidas desde Alemania, al subrayar que su intervención en el mercado secundario de deuda a través del programa de adquisición de valores se explica únicamente por razones de política monetaria, porque los gobiernos "no han procedido como deberían".

Por su parte, el Íbex 35 cerró con una subida del 1,49%, que le llevó a 8.277 puntos, pese al discurso de Trichet, que llevó al euro a caer a mínimos en dos meses por debajo de los 1,40 dólares.

  • 1