viernes, 19 abril 2019
00:25
, última actualización
Economía

El BCE amenaza con subir ya los tipos y desata la alarma española

Trichet allana el camino para anticipar la medida en abril al desbocarse la inflación

el 03 mar 2011 / 21:23 h.

Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, en una imagen de archivo.

El Banco Central Europeo (BCE) revisó ayer al alza sus expectativas de inflación para este año y el próximo como consecuencia del alza de precios de la energía y otras materias primas. El rango para 2011 se sitúa ahora entre el 2% y un 2,6%, por encima del objetivo de estabilidad del emisor, ante lo que su presidente, Jean- Claude Trichet, admitió que una subida de tipos de interés en abril "es posible".

De hecho, renunció en su tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE a calificar de "apropiados" los actuales tipos de interés, tal y como ha venido haciendo durante meses y, en cambio, sí reconoció que un aumento del precio oficial del dinero "es posible", aunque subrayó que esta decisión "no es segura" ya que la institución financiera, aclaró, no asume ningún compromiso previo en sus decisiones de política monetaria.

Así, el banquero francés calificó de "muy acomodaticia" la actual postura monetaria del BCE, y al mismo tiempo garantizó una "fuerte vigilancia" de la evolución de los precios y las expectativas de inflación, una expresión usada tradicionalmente, pero no siempre, por Trichet en las reuniones previas al anuncio de subidas de tipos.

El marcado endurecimiento de la postura del BCE se produce tras el repunte de la inflación por los precios de la energía y las materias primas. Así, según datos adelantados por Eurostat, alcanzó en febrero el 2,4%, por encima del objetivo de estabilidad, que fija una inflación ligeramente inferior al 2%.

De hecho, las previsiones de la institución estiman que la inflación armonizada en 2011 se colocará entre el 2% y el 2,6%, frente al anterior rango del 1,3% al 2,3% calculado en diciembre, mientras que para 2012 pronostican una inflación de entre un 1% y un 2,4%, frente a la horquilla de entre un 0,7% y un 2,3% prevista anteriormente por el BCE.

Asimismo, Trichet admitió incluso que estas proyecciones no tienen en cuenta los recientes incrementos en el precio del crudo como consecuencia de la inestabilidad en África del Norte y añadió la existencia de riesgos al alza sobre la estabilidad a medio plazo por el encarecimiento de las materias primas, así como por las subidas de los impuestos indirectos y de las tasas administrativas en el marco de los planes de consolidación fiscal de los gobiernos de la Eurozona.

Por otro lado, los economistas del BCE también han revisado sus pronósticos de crecimiento de la economía de la Zona Euro en 2011 hasta una horquilla de entre un 1,3% y un 2,1%, frente a la del 1,6% y 1,8% prevista en diciembre. De cara a 2012, esperan una expansión económica de entre un 0,8% y el 2,8%, frente al rango de entre un 0,7% y un 2,1% previsto anteriormente.

El temor. Esa subida anticipada de los tipos de interés tendría consecuencias bastantes negativas para España, dado que podría lastrar la recuperación económica y frenar el crecimiento, según advierten los analistas consultados con Europa Press.

Desde la firma IG Markets insistían en que la recuperación de España es "muy lenta", de ahí que las consecuencias de una subida de tipos serían peores que las soluciones para el problema de la inflación. Esta sociedad indice en las presiones que se ejercería en las economías de la periferia, como Portugal o España, sobre las cuales recaería otra pérdida de credibilidad.

En Self Bank, por su parte, destacan que aumentar el precio del dinero "no es positivo y lastrará el crecimiento español", aunque no creen que esa decisión lleve al rescate de España. En Renta 4 se insiste en que es pronto para tal encarecimiento, que perjudicaría a Portugal y que arrastraría también a España, con un coste adicional para las emisiones de deuda pública.

No sólo en España se desataron las alarmas. El euro se revalorizó respecto al dólar y los números rojos se generalizaron en las bolsas. Desde Londres, la sociedad Ernst & Young consideró un "error" que el alza de tipos se anticipe.

¿Cómo afectaría a España?

Desde mayo de 2009 el BCE no altera el precio del dinero en la Eurozona, situado en el mínimo del 1% (porcentaje que se aplica en las subastas de financiación a las que acuden los bancos). Subir los tipos en abril -los analistas pronosticaban que se haría en septiembre, aunque la subida del Euríbor ya anticipaba otra cosa- encarecería el crédito, y es éste el que falla en España, de ahí el daño a la recuperación. Crearía aún más desconfianza de los mercados hacia la deuda.

  • 1