martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Economía

El BCE pretende utilizar al FMI como ‘coladero’ para futuros rescates

Van Rompuy prepara una propuesta alternativa a la del eje conformado por Francia y Alemania.

el 02 dic 2011 / 08:49 h.

Los líderes europeos no se cansan de repetir que no tienen capacidad para acudir al rescate de economías como la italiana o la española, y que es improbable que este caso se dé, aunque bien es cierto que se están preparando mecanismos en previsión de qué pueda pasar. De hecho, según operadores del mercado consultados por Bloomberg, la autoridad monetaria europea estaría dispuesta a transferir hasta 200.000 millones de euros al FMI para que intervenga en la crisis de la Eurozona.

La necesidad de reforzar los instrumentos con los que cuenta la UE para combatir la crisis surgió ante la incapacidad de elevar los 440.000 millones de euros del fondo de rescate hasta alcanzar un billón.

En la reunión del 29 de noviembre a la que asistió el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, los ministros de Finanzas de la Zona Euro dieron el visto bueno para trabajar en el plan, dijeron las fuentes, que pidieron no ser identificadas porque las conversaciones están en una etapa temprana.

Según la propuesta, el dinero de los bancos centrales canalizado a través del organismo presidido por Christine Lagarde permitiría financiar programas de créditos de emergencia para Italia o España, los dos países que hoy por hoy se consideran como los más vulnerables. "Estamos buscando un refuerzo máximo", avanzó el 30 de noviembre el ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders.

Para los gobiernos de los países ricos, como Alemania, esta medida permitiría abrir una nueva fuente de fondos sin violar la normativa europea, que prohíbe que los bancos centrales puedan acudir directamente en ayuda de los países con problemas de financiación.

En este sentido, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo ayer que "aquellos que reclaman los llamados eurobonos como remedio a la crisis no han comprendido la naturaleza de la misma", respondió Merkel a las críticas vertidas desde los países más afectados por la crisis de deuda. "Iremos a Bruselas con el objetivo de impulsar cambios en los tratados, no hay alternativa", añadió.

Además, afirmó que la crisis de la deuda soberana de la Eurozona "no puede resolverse de golpe", sino que será un proceso que "durará años", en el que se necesita una visión a largo plazo mediante una mayor integración fiscal a través de modificaciones en los tratados y respetando la independencia de instituciones como el BCE.

Y es que muchos hablan de que el eje franco-alemán prepara una propuesta beneficiosa para las locomotoras europeas y que podría contravenir los intereses de los países que más sufren la crisis. A este respecto, la vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, explicó ayer que España mantuvo contactos con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dentro de su ronda con todos los socios europeos para preparar una propuesta "en paralelo" a la que elaboran Francia y Alemania para salvar al euro.

Salgado fue preguntada por su opinión sobre la posición común que quieren definir el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, de cara a la cumbre del día 9. En este sentido, recordó que la posición de estos dos grandes países "aún no se ha concretado". Además, aseguró que las propuestas del presidente francés, Nicolas Sarkozy, sobre el incremento de la supervisión europea en materia fiscal y presupuestaria no pretenden restar soberanía a los parlamentos de los países, que en ningún caso serán sustituidos por Europa.

Mientras tanto, el mercado de deuda de los países del euro vivió una jornada relajada. La prima de riesgo española se quedó en el entorno de los 350 puntos básicos.

  • 1