Economía

El BCE prevé un aumento del desempleo en la zona euro

Alerta de que "los elevados niveles de déficit y de deuda pública representan una carga adicional para la política monetaria".

el 11 feb 2010 / 09:14 h.

El Banco Central Europeo (BCE) prevé un aumento del desempleo en la zona del euro y alerta de que "los elevados niveles de déficit y de deuda pública representan una carga adicional para la política monetaria".

 

El BCE informó en su boletín de febrero, publicado hoy, de que "se espera que el desempleo de la zona del euro aumente ligeramente, con lo que disminuirá el crecimiento del consumo".

El banco europeo mantuvo la semana pasada los tipos de interés en el 1 por ciento, un nivel históricamente bajo, que "sigue siendo apropiado".

Los gobernantes de la Unión Europea (UE) celebran hoy una reunión extraordinaria en la que examinan la posibilidad de ayudar a Grecia a salir de su grave crisis presupuestaria, que amenaza con desestabilizar a toda la zona del euro.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, fue invitado a participar en esta cumbre informal.

Respecto a la política fiscal, el BCE señala en el boletín que "muchos países de la zona del euro se enfrentan a fuertes desequilibrios presupuestarios en rápido crecimiento, que generan el riesgo de tipos de interés a medio y largo plazo menos favorables y descensos de la inversión privada".

"Los elevados niveles de déficit y deuda pública representan una carga adicional para la política monetaria y desacreditan la función del Pacto de Estabilidad y Crecimiento como pilar fundamental de la Unión Económica y Monetaria", según el BCE.

Por ello, añade el banco europeo, "es de vital importancia que el programa de estabilidad de todos los países de la zona del euro incorpore medidas concretas acordes con las estrategias de salida fiscal y de consolidación para el próximo periodo"·

"El saneamiento de las finanzas públicas deberá comenzar en 2011 a más tardar y tendrá que exceder sustancialmente el ajuste anual del 0,5 del Producto Interior Bruto establecido como requisito mínimo en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento".

Grecia debe a los bancos extranjeros 302.000 millones de dólares (220.438 millones de euros), según cifras del Banco de Pagos Internacionales (BPI).

Bancos alemanes han prestado a Grecia 43.000 millones de dólares (31.387 millones de euros), las entidades estadounidenses, 16.400 millones de dólares (11.971 millones de euros) y las británicas, 12.300 millones de dólares (8.978 millones de euros).

El endeudamiento de España con bancos extranjeros es de 1,15 billones de dólares (839.000 millones de euros).

Los bancos alemanes han prestado a España 240.000 millones de euros (175.182 millones de euros) y los franceses 196.000 millones de dólares (143.065 millones de euros).

La exposición de institutos de crédito extranjeros en Portugal es de 286.000 millones de dólares (208.759 millones de euros). Los bancos españoles son los que más dinero han prestado a Portugal: 88.500 millones de dólares (64.598 millones de euros).

El temor de los mercados de que Grecia, España y Portugal no puedan refinanciar su deuda arrastró a la baja con fuerza a las bolsas europeas y al euro la semana pasada. La confianza en el apoyo de la Unión Europea a Grecia les ha permitido recuperar posiciones las últimas jornadas.

El consejo de gobierno del BCE espera que "la economía de la zona del euro experimente un crecimiento moderado en 2010" y que "el ritmo de recuperación sea irregular" y considera que "las perspectivas siguen estando sujetas a incertidumbre".

La zona del euro se ha beneficiado de factores de estímulo que son de naturaleza temporal, según el BCE, por lo que "es probable que la actividad se vea afectada negativamente por el proceso de ajuste de los balances en los sectores financiero y no financiero".

Además, "el bajo nivel de las tasas de utilización de la capacidad productiva podría refrenar la inversión", explica el banco europeo.

El BCE confirma que "las presiones inflacionistas son reducidas a medio plazo" y pronostica que "la inflación se mantenga en torno al 1 por ciento y que siga moderada durante el horizonte temporal relevante para la política monetaria".


  • 1