Local

El bebé de la Corrala La Ilusión

Antonio y Libertad, una de las parejas ocupas, han sido padres de una niña.

el 26 nov 2012 / 22:32 h.

TAGS:

Libertad estaba recién cumplida el día de la ocupación.

En medio de la tensión y la incertidumbre que viven las 18 familias que el sábado ocuparon un edificio vacío en la calle Lumbres, bautizado como Corrala La Ilusión , esta comunidad de vecinos recién constituida ha vivido con emoción la llegada de un nuevo miembro. Antonio y Libertad son una de las parejas de la ocupación, aunque apenas han llegado a pisar su nuevo hogar. Ella salió de cuentas el viernes y sea por el ajetreo de la manifestación del sábado durante la cual se hizo pública la ocupación, y en la que manifestantes y policía protagonizaron un enfrentamiento que se saldó con cinco detenidos, el domingo, o sea porque la madre naturaleza ha seguido su curso, Libertad ni siquiera pasó la noche del sábado al domingo en el edificio ocupado. De madrugada tuvo que ser ingresada y ayer dio a luz a una niña. Su padre, Antonio, se acercó ayer a enseñar una foto hecha con el móvil a sus futuros vecinos.

El sábado, durante el encuentro previo a la manifestación en la Plaza del Pumarejo organizado por colectivos como el 15M o Stop Desahucios, Libertad contó su historia a este periódico, sin desvelar, como el resto, que iba a convertirse en ocupa en el edificio de la calle Lumbreras. "Estábamos alquilados porque yo tenía un dinero por haber estado en un centro de protección de menores y él estaba trabajando pero luego se quedó parado", explicó. Relató que casi desde el principio de su embaraza ambos fueron "de albergue en albergue y por último en casa de una vecina, pero la gente se cansa, es normal".

Sin ingresos, solo reciben ayuda de la madre de Antonio "en lo que puede" y Libertad reclamaba que en su estado no podía estar en la calle.

De momento, Antonio se unirá hoy a los ocupas del edificio, inicialmente solo, según explicaron algunos de los inquilinos de la Corrala La Ilusión, que no desvelaron el destino de Libertad cuando salga del hospital. El inmueble ocupado no tiene luz ni agua y según relataron, las cocinas no están equipadas, solo cuentan con sanitarios. Tras pasar el sábado y el domingo a base de bocadillos y comida envasada o fría que familiares y amigos les llevaban, ayer en la Corrala La Ilusión se almorzó "un potaje que nos han hecho". Un auténtico manjar caliente con el que celebrar la llegada de la pequeña de Antonio y Libertad.

Ayer en la Corrala La Ilusión la vida se iba calmando poco a poco, tras la tensión registrada el sábado durante los altercados y el aluvión mediático, si bien la ocupación sigue concitando atención. "Esta mañana estaba esto lleno de cámaras y esta tarde [por ayer] viene Canal Sur", explicaba uno de los ocupas asomado a la ventana. Quien no se ha vuelto a acercar desde el sábado, es la Policía. "Ni se les ve", aseguran los ocupas, pese a que la comisaría de la Alameda está muy cerca.

Poco a poco, los familiares y amigos van llevándoles algunos colchones y enseres para que duerman más cómodos, que suben con cuerdas por las ventanas, si bien reconocen que aún no están montando mucho las casas porque "no sabemos lo que va a pasar", aunque para solucionar el tema de las comidas estudian llevar algún hornillo de gas.

Según sostienen, el edificio es propiedad de una inmobiliaria pequeña embargada por la CAM, una caja de ahorros que a su vez está intervenida. La Policía aseguró el sábado que acudió al inmueble a raíz de la denuncia del propietario pero los ocupas dudan de ello. "Si el dueño hubiera puesto una denuncia o algo ya habrían venido", dicen. Los pisos fueron construidos en 2008 tras la rehabilitación del edificio y según el colectivo llevaban mucho tiempo vacíos.

  • 1