Economía

El beneficio de las cajas andaluzas cae un 32%, hasta los 193 millones

Los severos retrocesos de la cordobesa y la granadina lastraron el beneficio conjunto de las cajas de ahorros andaluzas, que descendió un 32,12% en el primer trimestre del año mientras que el sector nacional lo salvó en tablas. Una clave tuvo el periodo: Metrovacesa.

el 15 sep 2009 / 05:29 h.

Los severos retrocesos de la cordobesa y la granadina lastraron el beneficio conjunto de las cajas de ahorros andaluzas, que descendió un 32,12% en el primer trimestre del año mientras que el sector nacional lo salvó en tablas. Una clave tuvo el periodo: Metrovacesa.

La ausencia de las plusvalías que reportó el año pasado la venta de acciones de Metrovacesa y las mayores reservas de fondos para así hacer frente a posibles riesgos lastraron, y con fuerza, el beneficio neto consolidado de las cinco cajas de ahorros andaluzas en el primer trimestre de 2008, que cayó nada más y nada menos que un 32,12%, hasta quedar en los 193,92 millones de euros. En un entorno, asimismo de desaceleración económica, este batacazo regional contrastó con la media aflorada para el sector nacional, cuyo resultado, aunque se estancó -subió el 0,2%-, logró aguantar el tipo.

Tamaño descenso hay que atribuirlo casi en exclusiva a Cajasur y Caja Granada, que durante el año pasado se embolsaron elevados ingresos extraordinarios al desprenderse de sus participaciones en la citada inmobiliaria. Al faltar ahora esas plusvalías, sus respectivos beneficios se derrumban un 63,1% y un 79,1%. En cambio, el resultado aumenta en las tres restantes -ver cuadro anexo-, y en términos porcentuales las lidera la más pequeña, Caja Jaén (17,95%), seguida de la más grande, Unicaja (17,22%) y, por último, Cajasol (2,29%).

Un matiz. Los datos hasta aquí expuestos corresponden a los facilitados ayer por la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorros). Como en el primer trimestre de 2007 Cajasol todavía no existía como tal, esta última entidad ha elaborado una simulación contable que le permite aseverar que su resultado creció un 2,29%. Pero si se tomara la simple suma de las dos cajas que la gestaron, El Monte y San Fernando, aquél habría bajado el 9,97%.

Por un lado, lastra Metrovacesa. Por el otro, las dotaciones. Éstas, que parapetan a las entidades financieras frente a riesgos e insolvencias, se colocaron al cierre de marzo pasado en 120,19 millones de euros, el 57,6% más, y alcanzan especial relevancia (equivalen al 62% del beneficio neto trimestral) en un contexto de incremento de la morosidad del crédito, tanto en las cajas como en la banca.

Al analizar los diferentes márgenes de la cuenta de resultados de las cinco cajas con sede social en Andalucía se constata que sólo creció el de intermediación -el que mide el negocio típico bancario de captar y prestar dinero-, y en concreto lo hizo un 6,02%.

Sin embargo, el margen ordinario, que suma al anterior las comisiones y resultados por operaciones financieras, contabilizó un recorte del 9,36%. Más severo fue el de explotación, que al ordinario resta los gastos inherentes al desarrollo de la actividad, al sufrir un revés del 24,9% por el incremento de los costes de personal -aquí, por ejemplo, entra el plan de prejubilaciones que emprendió Cajasol- y, sobre todo, los administrativos, en los que se incluye el desembolso necesario para la expansión de la red de oficinas. Pero la mella principal aflora en el beneficio bruto (antes de pagar impuestos y que, entre otros ingresos, tiene en cuenta los extraordinarios, por ejemplo las plusvalías por la venta de participaciones empresariales), que se desplomó casi el 38,5%.

La cartera empresarial de las cinco cajas tenía un valor contable (en libros) de 4.440,8 millones de euros al concluir el primer trimestre, después de bajar respecto al mismo periodo de 2007 un 3%. El mayor volumen corresponde a Unicaja, con 2.739,33 millones, un 4,04% menos.

  • 1