Deportes

El beticismo rinde homenaje a Miki Roqué

Unos 6.000 aficionados acudieron al funeral oficiado en el Villamarín. La entidad anuncia que retira el '26' en su memoria y regala una camiseta personalizada a la madre del jugador. 

el 02 jul 2012 / 20:48 h.

La madre de Miki Roqué, Olga Farrero, abraza a Cañas tras recibir la camiseta.

Un acto sencillo y especialmente emotivo. La afición del Real Betis se congregó ayer en el Benito Villamarín para honrar la memoria del malogrado Miki Roqué en un funeral presidido por sus cenizas y oficiado por el padre claretiano Ángel Martín Sarmiento, capellán de la entidad. 

Unos 6.000 hinchas asistieron a un evento al que acudieron Goitia, uno de los capitanes, Salva Sevilla, Casto, Cañas, Beñat, Rubén Castro, Álex Martínez, Jorge Molina, Juanma, Carlos García, Nacho, Isidoro, Ezequiel y Amaya. El Sevilla, elegante, envió una comitiva formada por Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, subdirector general deportivo, Víctor Orta, secretario técnico, Juan Cala, jugador, José María del Nido Carrasco, consejero e hijo del presidente, y Piedad Parejo, consejera.

El consejo de administración se personó en pleno en una ceremonia repleta de símbolos recordatorios del '26' y en la que uno de los momentos de mayor emotividad se produjo cuando los jugadores entregaron la casaca a su madre.

Los padres del jugador, Miguel y Olga, asistieron en primera fila junto a su ya única hija, Olga, al funeral en memoria de Miki, que falleció el 24 de junio en Barcelona tras no poder superar un cáncer de pelvis. El padre Ángel Martín Sarmiento ofició un funeral en el que más de 6.000 béticos quisieron acompañar a la familia en un momento de luto. El alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, se personó en el Villamarín junto al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Nacho Vento, de Canal Sur, fue el encargado de presentar un sincero homenaje en el que Pepe Mel leyó en nombre de la plantilla una emotiva carta.

"Nos diste una lección de vida. Te quiero Miki, te queremos todos los que aquí estamos. Fuiste una muy buena persona", dijo con la mirada clavada en la madre del jugador, que minutos antes había depositado la urna con las cenizas del fallecido en el altar instalado en el césped. Después fue el turno de Tomás Calero, el médico heliopolitano que participó en la homilía leyendo las rogativas.

Al final del acto, Olga Farrero, hermana del fallecido, leyó en castellano la carta con la que le recordó en Tremp. Precisamente, su dorsal, según anunció la entidad, será retirado para honrar su memoria. Fueron los jugadores los que regalaron su casaca a su emocionada madre.

  • 1