Deportes

El Betis busca derretir el 'hielo' de Soria

El Huesca congeló el corazón del Betis en el inicio de 2010 y será en la Soria del XXI donde el once de Tapia tratará de sobrevivir ante el Numancia y con el frío erigido en enemigo.   

el 08 ene 2010 / 20:44 h.

Las temperaturas se han desplomado y, según las previsiones meteorológicas, el mercurio registrará -5 grados y una sensación térmica de -12 a la hora del inicio de la batalla entre trincheras heladas y barracas semiderruidas.

Un dato anecdótico. El pronóstico no anuncia precipitaciones en forma de nieve, aquella que propició la rendición del invencible Napoleón en las estepas siberianas tras su pírrico triunfo en la Batalla de Borodino.

El plantel heliopolitano rinde visita al Numancia de Gonzalo Arconada con la necesidad de sellar su reacción definitiva y plagado de ausencias.

Emana, de baja por su compromiso con Camerún en la Copa de África, los sancionados Arzu y Rodri, y los lesionados Capi, Odonkor, Juanma, Nano y Melli no integraron una lista de citación en la que las principales novedades fueron el delantero Dani, único fichaje invernal, el canterano Miki Roqué y los castigados Rivas, Óscar López y Juande.

Y las alternativas para confeccionar el once inicial son escasas. Con Goitia en la meta, Antonio Tapia deberá articular una nueva línea defensiva. Nelson y Fernando Vega figurarán en los laterales, mientras que Rivas, que no actúa desde el 4 de octubre ante el Rayo, será el escolta de Carlos García en el eje de la zaga.

Sin duda, un experimento generado por las bajas y la fragilidad defensiva exhibida por el cuadro heliopolitano a domicilio. En la medular, Iriney y el turco-brasileño Mehmet Aurelio serán los cerebros, mientras que el papel protagonista en los flancos será para Damiá en el diestro y Nacho en el siniestro, donde, sin embargo, el cordobés ha ensayado con el argentino Caffa.

Y los elegidos para destruir el barracón soriano serán el catalán Sergio García, que ejercerá de mediapunta, y el argentino Mariano Pavone. El propósito no será un ejercicio asequible, ya que los discípulos de Arconada no ceden en su feudo desde el pasado 4 de octubre -1-3 ante la Real Sociedad-.

Y, curiosamente, el Betis tratará de paliar su sequía ejerciendo de visitante, ya que no consigue marcar lejos del Ruiz de Lopera desde el 8 de noviembre de 2009, día en el que firmó tablas en el Ramón de Carranza ante el Cádiz (2-2). En minutos, 285. Pecata minuta.

Y el partido es un desafío para Antonio Tapia, con el crédito en números rojos y un plantel huérfano de novedades, ya que el club, pese al expreso deseo del baenense, sólo ha incorporado a las filas verdiblancas al '9' trianero Dani, que lucirá el '19' desde el banquillo tras cumplir más de 10 meses de inactividad. Otro enemigo del conjunto hispalense será el estado del césped, especialmente duro a causa de las últimas nevadas.

Decisivo y prematuro

Las concesiones se agotan y una derrota en Los Pajaritos podría ser demoledora. Con el liderato, propiedad del Hércules, a 9 puntos, y el ascenso, del Cartagena, a 3, la necesidad urge en un plantel que ayer atravesó España en busca de una nueva oportunidad, aquella que concedería un territorio talismán para el Real Betis, que nunca ha perdido en suelo soriano, donde Escipión El Africano Menor sitió Numancia durante 13 agónicos meses.

766 kilómetros que devoró la expedición andaluza, primero en el confortable AVE y después en autocar por las gigantescas placas de hielo en las que se convirtieron las carreteras, con el único e irrenunciable aliciente de enjugar las distancias con la zona noble.

El Numancia de Arconada, crecido tras sumar dos victorias consecutivas, opondrá un once de garantías al hipotético potencial heliopolitano. Lafuente y Jaio, lesionados, serán los únicos ausentes en el conjunto rojillo. El mediocentro Barkero y el '9' Íñigo Vélez serán dos de las principales amenazas de un escuadrón diseñado con precariedad y precisión en idénticas proporciones. Una final, prematura, pero final.

  • 1