domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Deportes

El Betis busca el convenio perfecto

Pretende presentarse en la junta de acreedores con el acuerdo con Hacienda también cerrado.

el 10 may 2012 / 20:09 h.

El convenio de acreedores del Betis, la clave para su supervivencia económica, va por tan buen camino que los gestores verdiblancos ya han conseguido la adhesión de más del 50% de la masa acreedora cuando aún faltan dos semanas para que se celebre la junta en la que se firmará el acuerdo global, con una quita del 50% de la deuda ordinaria y unos plazos para pagarla que oscilarán entre los ocho y los diez años, en función de las temporadas que el primer equipo resista en Primera. El quórum legal está cubierto, pero los rectores de Heliópolis desean llegar a la asamblea del 23 de mayo con todos los deberes hechos y los exámenes aprobados con la mejor nota posible. Por eso quieren seguir acumulando acreedores que den el visto bueno a su propuesta e incluso aspiran a más. Es decir, la Agencia Tributaria.

Que Hacienda esté de acuerdo con el convenio de acreedores del Betis no es imprescindible para que el acuerdo se apruebe, eso en primer lugar. El 50% que ya le ha dado el OK es suficiente porque atañe a la deuda ordinaria, que es lo exigido por ley. La administración pública es el acreedor máximo del club, sí, pero por créditos que no son ordinarios sino privilegiados. En números, el Betis le debe 17,6 millones en deuda privilegiada, 1'5 millones en deuda subordinada (la que se cobra una vez se satisfaga la ordinaria) y 14 millones en créditos pendientes de resolución judicial. En deuda ordinaria, sólo 963.000 euros.

En otras palabras, el Betis firmará un convenio específico con la administración, al margen del convenio general con los acreedores. Y ese acuerdo particular es el que la entidad verdiblanca quiere presentar al resto de acreedores como muestra de buena voluntad y prueba de que el Betis piensa cumplir escrupulosamente con lo pactado en el convenio con ellos. El objetivo es "transmitir tranquilidad y credibilidad", según contó ayer el consejero José Antonio Bosch.

"Pretendemos que el día 23 haya el máximo de acreedores que estén de acuerdo con el convenio para que sea una junta tranquila, pero también queremos transmitir tranquilidad a nuestros acreedores para que vean que esto no es un cuento chino", explicó el administrador de las acciones de Farusa. Y también es un paso inevitable para el área deportiva: en cuanto se sepa cuánto y en qué plazos pagará a Hacienda, el Betis conocerá qué porción del presupuesto puede dedicar a fichajes. La deuda con la Agencia Tributaria, por cierto, no estará sujeta a ninguna quita, aunque es de suponer que la administración será flexible en los plazos.

  • 1