Local

El Betis considera que el castigo a Anoeta confirma el 'doble rasero' de los Comités disciplinarios

Manuel Castaño, consejero y jefe de los servicios jurídicos del Betis, indicó hoy que el leve castigo impuesto ayer por el Comité de Competición a la Real Sociedad, tras el botellazo sufrido el pasado sábado por su técnico, Juanma Lillo, confirma el "doble rasero" que utilizan, en sus decisiones, los Comités disciplinarios en el fútbol español.

el 15 sep 2009 / 18:15 h.

TAGS:

Manuel Castaño, consejero y jefe de los servicios jurídicos del Betis, indicó hoy que el leve castigo impuesto ayer por el Comité de Competición a la Real Sociedad, tras el botellazo sufrido el pasado sábado por su técnico, Juanma Lillo, confirma el "doble rasero" que utilizan, en sus decisiones, los Comités disciplinarios en el fútbol español.

Como se recordará, Competición decidió ayer no clausurar Anoeta, a pesar de los incidentes sucedidos en la pasada jornada de Liga en Segunda División, que se saldaron con el mencionado botellazo al preparador local, al que se le aplicaron incluso puntos de sutura en la frente. De hecho, el citado organismo federativo saldó el incidente tan sólo con un apercibimiento de cierre y una multa de 1.000 euros para el equipo vasco.

En el Betis, cuyo estadio ha sido clausurado de forma fulminante en sendas ocasiones en los dos últimos años, precisamente, por un par de botellazos --recibidos, respectivamente, por el entonces entrenador del Sevilla, Juande Ramos, y por el meta del Athletic de Bilbao, Armando--, esta decisión de Competición ha causado una evidente sorpresa.

"Es lo de siempre, ya dijimos en su momento y decimos ahora que el Betis, el Sevilla y los equipos del Sur han sido siempre perjudicados por las resoluciones de los Comités. A ver si la gente lo ve de una vez claro. Creemos que es una injusticia que el mismo hecho produzca distintas consecuencias jurídicas. Está clarísimo, pero es algo que estamos hartos ya de ver, porque hay una vara de medir para el Betis y el Sevilla, y otra para los equipos de Madrid hacia arriba", precisó Manuel Castaño.

Además, el consejero heliopolitano elude valorar si, en esta diferencia de trato, se esconde alguna consideración de orden político. "Esto --insistió-- se debe a que se comete una injusticia con los equipos del Sur, y ya está. Nosotros de política no tenemos nada que ver en el tema deportivo, pero lo que está muy claro es que el mismo hecho provoca distintas consecuencias en función de dónde se comenta y, si es en el Sur, las consecuencias son siempre graves, pero si en en el Centro o en el Norte, se minimiza y las sanciones son las mínimas, se archiva el expediente, y para adelante con los faroles".

En resumen, Manuel Castaño no duda su respuesta cuando se le cuestiona qué habría sucedido si el botellazo de Anoeta se hubiera producido en el estadio Ruiz de Lopera. "Tendríamos el estadio tres partidos cerrados, eso es seguro, pero qué vamos a decir más, si todo esto es ya público y notorio. Qué vamos a decir, *lo que todo el mundo sabe?. Nosotros ya le hemos puesto de manifiesto a los Comités la existencia de ese doble rasero, y a ver si sirve para que dichos Comités hagan justicia, y tengan en cuenta que todos somos iguales", concluyó.

  • 1