viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización
Local

El Betis, de la cima a la sima, vuelve a protagonizar otro fiasco

el 19 jun 2010 / 19:22 h.

TAGS:

El Real Betis Balompié, el de la cima a la sima, ha vuelto a protagonizar otro fiasco y van... al perder el tren del ascenso a la primera división en una temporada marcada por el desencanto y en la que sólo al final la afición volvió -por enésima vez- a mostrar su apoyo incondicional.

El 4-0 ante la UD Levante, en la última jornada, se ha visto empañado por el triunfo del Hércules de Alicante en el Estadium Gal de Irún, ante el Real Unión (0-2), lo que ha dado, finalmente, el ascenso al equipo alicantino.

El fiasco se fraguó durante gran parte de la temporada. Desde la jornada doce, tras empatar ante el Celta (1-1), resultado al que siguieron cinco derrotas en nueve partidos, la última ante el Levante (1-0).

Poco después, llegó la destitución del técnico cordobés Antonio Tapia -que había dejado al Málaga en Primera para dirigir al Betis en Segunda-, suplido por Víctor Fernández.

Con el aragonés hubo una etapa de bonanza con ocho jornadas invicto -tres empates y cinco victorias-, aunque una derrota ante el Girona (0-1) y un empate con el Villarreal B (2-2) lastraron otra vez las opciones de los béticos, sobre todo tras el varapalo con el Elche (0-3) en el Ruiz de Lopera aderezado con los empates en las Palmas (1-1) y ante el Murcia (1-1).

Tras un acto de fe la plantilla y técnico se confabularon en las últimas seis jornadas. Surtió efecto en las cuatro primeras: victorias ante Nástic (0-1), Real Sociedad (1-0), Huesca (0-1) y Numancia (2-0).

 No respondió el Betis a lo que se esperaba de él en el estadio El Helmántico, donde un empate difuminó los dos puntos -que había cogido en las anteriores jornadas- que tenía de ventaja con el Hércules.

Así, en el último y trascendental partido, ante una UD Levante ya ascendida en la jornada anterior -fraguado en el "pinchazo" de los béticos en Salamanca- los puntos han sido insuficientes para lograr lo que hubiera sido el décimo primer ascenso de los verdiblancos a la primera división.

Con la permanencia en la segunda división se abre un periodo tenebroso para el club conocido por "el manque pierda", ya que una temporada más en la categoría de plata afectaría sobremanera su maltrecha economía y quizás pondría en la disyuntiva de vender sus acciones el máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera.

  • 1