jueves, 21 marzo 2019
10:22
, última actualización
Deportes

El Betis de Mel regresa al trabajo con 33 efectivos

El madrileño dirigirá su primera sesión con 33 jugadores, de los que 7 son canteranos y otros 7 integrantes de la lista de descartes. Aún restan por concretarse cuatro fichajes.

el 10 jul 2011 / 19:19 h.

Mel dirige un entreno con Arzu, uno de los descartes, al fondo.

Tras cumplir 35 días de asueto, el Real Betis de Pepe Mel regresa a los entrenamientos con superávit de efectivos y cuatro fichajes por concretar.  

El técnico madrileño se recluirá con sus colaboradores en la Ciudad Deportiva para dirigir sesiones en las que habrá 33 discípulos, de los que siete figuran en la nómina de descartes que ya dibujaron anteriormente el serbio Vlada Stosic, director deportivo, y el staff técnico.

El grupo recuperará hoy la rutina a las 8.30, cuando Mel ha citado a sus pupilos en la Ciudad Deportiva para cumplir con el primer entrenamiento de la temporada 2011-12. Al término de la ronda de ejercicios, la plantilla se someterá a los protocolarios reconocimientos médicos en la Clínica Infanta Luisa.

La dirección deportiva, a causa de un mercado paralizado por la grave crisis económica, no ha logrado sellar la marcha de ninguno de los siete descartes. Así, Mel dirigirá sus primeras sesiones con 33 jugadores. En la meta, el club no ha recibido ninguna propuesta satisfactoria por Goitia, que compartirá protagonismo con Casto y el recién fichado Fabricio, que sí continuarán, y Adrián, el meta del filial que participará en la fase inicial de la pretemporada.

En el lateral diestro, Isidoro y Chica, ex del Espanyol, serán miembros de pleno derecho, aunque en los primeros entrenos coincidirán con Nelson, que irá cedido a Osasuna, y el canterano Manu Palancar.

La zona central es, sin embargo, una de las áreas más conflictivas. Mel ha pedido dos fichajes y, tras la retirada de Belenguer, los únicos zagueros en nómina son el cordobés Dorado y Mario, fichado en el mercado veraniego. Calahorro, ya con contrato profesional, tratará de satisfacer al cuerpo técnico para no ir cedido. En el mercado, las prioridades son el gaditano Chico, del Génova, y Amaya, del Wigan.

Y en el lateral zurdo, Nacho es el único fijo, ya que Fernando Vega se marchará -el AEK es la primera opción-, y Álex Martínez regresará al filial. En total, 11 efectivos para un área, la defensa, en la que deben continuar 8.

Los carriles ofensivos apenas se han poblado. Israel y Odonkor han abandonado Heliópolis y han liberado espacios. En el diestro, Mel dispone de Juanma y Jefferson Montero, fijos, y de Vadillo y Sergio, canteranos que iniciarán los entrenamientos veraniegos. Y en la siniestra, dos piezas para un puesto: Momo y Ezequiel.

El mediocentro sí es uno de los lugares más congestionados y de donde deben escapar hasta cuatro jugadores: Arzu, Cañas, Juande y Rodri. A ellos se unen los nombres de los fijos, Iriney, Beñat, Salva Sevilla y Matilla, y la incógnita, un recién renovado Damián que dirimirá su futuro en las primeras semanas de trabajo.

Y en la zona de ataque, prioritaria para agarrar la salvación en una Liga, la Primera División, en la que el gol es un artículo de lujo, Mel maneja cuatro variantes. El madrileño pretende fichar a un '9' nato para la definición, disfraz ante el que sólo cumple el alicantino Jorge Molina. Achille Emana, Rubén Castro y Jonathan Pereira responden a un perfil diferente.

La opción que más agrada en Heliópolis es la de Jonathan Viera, el canterano de la UD Las Palmas por el que se han reactivado las negociaciones. Otro de los que figura en la lista es Diego Costa, del Atlético.

El agente de Viera, el conocido Pedro Bravo, maneja un as para acelerar la marcha del jovencísimo goleador. El director deportivo insular, Toni Cruz, ha informado a Bravo que aceptaría una cesión gratuita hasta el 30 de junio de 2012, propuesta que rubrica el Betis, si el canterano renueva su contrato, que expira en junio de 2013, por cuatro ejercicios más y su cláusula, fijada ahora en 6 millones de euros, asciende hasta los 12, una operación que permitiría blindar al canario.

En el préstamo, empero, los rectores amarillos se niegan, al menos por ahora, a que se contemple una opción de compra inferior a 12 kilos.

  • 1