Deportes

El Betis de Merino es impecable

LA CRÓNICA. Un gol de Rubén Castro y la seguridad defensiva le dan la victoria ante el Lugo (0-1). Balance con el linense: nueve de nueve, cero goles en contra y a tres puntos del ascenso directo pase lo que pase.

el 13 dic 2014 / 20:08 h.

Los jugadores verdiblancos celebran el único tanto del partido. Foto: LOF. Los jugadores verdiblancos celebran el único tanto del partido. Foto: LOF. El Betis de Juan Merino ha conseguido lo que no logró el Betis de Julio Velázquez. Ha vencido hoy al Lugo por 0-1 y obtiene así su tercera victoria consecutiva, todas sin encajar un solo gol. El conjunto verdiblanco no juega bien, es verdad como la vida misma, pero gana, que es lo más importante. En el Ángel Carro fue inferior, futbolísticamente hablando, a su rival, pero una jugada puntual de Ceballos, Jorge Molina y Rubén Castro, más la seguridad de un enorme Adán le bastaron para quedarse otra vez los tres puntos. El Betis dormirá esta noche como cuarto clasificado y acabará la jornada a tres puntos del ascenso directo. El Lugo puede lamentar, con razón, que el fútbol es injusto. El Betis le cedió el balón a su oponente desde el minuto 1 y los rojiblancos, que tratan el balón con el mismo mimo que en su época le dispensaba su ahora entrenador, Quique Setién, dominaron la posesión de cabo a rabo. Sólo le falló la puntería... y Adán. En el minuto 17, el meta atajó la primera y más clara de las ocasiones locales: centro desde la derecha, cabezazo de Aganzo, paradón de Adán, nuevo centro del punta rojiblanco, remate a placer de Ferreiro y segundo paradón consecutivo y milagroso del meta verdiblanco. San Adán. El Betis, empequeñecido hasta ser un equipo minúsculo, estuvo sin embargo a punto de ponerse por delante en el marcador en el primer tiempo. Su primera gran ocasión ni siquiera fue suya, sino de Pavón, que convirtió un despeje fácil en un remate hacia su propia portería. El balón acabó en el techo de la portería. En el consecuente córner, Bruno también se aproximó al 0-1, pero su cabezazo no tuvo puntería por poco. Tras este paréntesis, el partido recuperó su tónica habitual y el Lugo volvió a ser mejor y a atacar mucho por la derecha, aunque ya no creó ninguna oportunidad tan diáfana. La segunda parte no modificó el escenario del partido. El Betis no intentó ser superior al Lugo en la creación de fútbol, pero se encontró con una oportunidad para ganar y no la desperdició. Jorge Molina, dos minutos después de entrar en el campo, recogió un buen pase de Dani Ceballos y a trompicones asistió a Rubén Castro, que supo esperar ese medio segundo necesario para ver por dónde colar el balón y convirtió el 0-1. De ahí al final, el Betis supo jugar el partido que le convenía. Se parapetó atrás, guiado por un sólido N'Diaye y la seguridad de Adán, y el Lugo no fue capaz de generar ninguna ocasión clara. Los verdiblancos, de hecho, pudieron sentenciar en alguna contra, sobre todo una que casi encumbra a Fabián, que debutó con el primer equipo, pero los nervios y un mal control le estropearon la fiesta. CD LUGO: José Juan; Dalmau, Pavón, Víctor Marco, Manu; Pelayo (Álvaro Peña, m. 69), Seoane; Iriome, Jonatan Valle (Lolo Plá, m. 77), Ferreiro (David López, m. 62); y Aganzo. REAL BETIS: Adán; Molinero, Bruno, Jordi, Varela; Xavi Torres (Fabián, m. 50), N'Diaye, Dani Ceballos; Kadir, Rennella (Jorge Molina, m. 58) y Rubén Castro (Lolo Reyes, m. 85). Gol: 0-1, m. 60: Rubén Castro. Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a Bruno, Xavi Torres, Jonatan Valle, Molinero, Varela y Lolo Plá. Incidencias: partido de la 17ª jornada en Segunda División, disputado en el estadio Ángel Carro.

  • 1