Deportes

El Betis debe ganar a la Real en Anoeta para no salir del ascenso

El Cartagena venció al Levante y el Hércules derrotó al Recreativo, así que el Betis debe ganar hoy a la Real Sociedad en Anoeta. Si no, acabará 2009 fuera de la zona de ascenso.

el 19 dic 2009 / 19:53 h.

Los dos equipos con más nombre y mejor historial de los veintidós que componen la Segunda División se enfrentan hoy en uno de los mejores estadios de España. La Real Sociedad -dos Ligas,  dos Copas y una Supercopa- marcha líder y el Betis -una Liga y dos Copas- va tercero. Hasta aquí, bien. Pero hay que insistir en lo que ya se apuntaba en la tercera línea: el partido es de Segunda. Eso quiere decir que los protagonistas pueden refugiarse en el tópico y decir que es un partido de Primera, con sabor a Primera o demás comentarios al uso, pero la realidad es la realidad. Lo importante no es que el choque tenga aire de Primera, sino que se juegue en Primera, y camino de esa meta se miden este mediodía en Anoeta los dos equipos con más nombre y mejor historial de los veintidós que componen la Segunda División.

El Betis está obligado a ganar para no perder el puesto de ascenso que tanto le ha costado alcanzar (ni más ni menos que dos meses). Las victoria del Cartagena en el campo del Levante y del Hércules ante el Recreativo lo fuerzan a no dar por bueno ni el empate si desea seguir siendo tercero, no perder de vista a los dos primeros y acabar así 2009. Ser tercero en Navidad no garantiza nada, pero sí supondría una pequeña alegría para los béticos al final de un año demasiado deprimente para ellos. Si empata o pierde, en cambio, el Betis saldrá de la zona de ascenso y se quedará a seis o nueve puntos del líder.

La misión que tiene el conjunto de Antonio Tapia es complicada. Qué complicada; es complicadísima. En primer lugar, porque su trayectoria de visitante lo dibuja como un equipo a la deriva que viene de caer con justicia en el campo del entonces colista Murcia (2-0, los dos en los ocho primeros minutos) y de ser humillado en Elche (3-0). Y antes no fue capaz de vencer al Cádiz, quinto por la cola (2-2), y antes sucumbió en el campo del también colista Castellón (1-0). En otras palabras, el Betis lleva dos meses sin ganar como visitante (0-2 en Gerona el 24 de octubre) y en total sólo ha sumado ocho puntitos de 24 posibles en todos sus desplazamientos. Y en segundo lugar, porque la Real Sociedad es el anfitrión menos hospitalario de toda la categoría en estos momentos. Seis triunfos consecutivos, seis, acumula la escuadra txuri urdin en Anoeta, donde todavía no ha perdido ningún encuentro; lo peor que ha hecho allí fue ceder dos empates en sus dos primeras comparecencias (Murcia y Girona), pero desde entonces sólo sabe ganar y ha convertido su portería en una utopía para los rivales: se pasó cinco jornadas seguidas en casa con la puerta a cero y sólo el Real Unión, en el último derbi guipuzcoano, fue capaz de romper esa racha.

La fiabilidad defensiva de la Real, que tiene la tercera mejor marca de goles en contra, supondrá un magnífico examen para la solvencia ofensiva del Betis, que disfruta del mejor ataque de la categoría. Tapia, además, carece de motivos para quejarse, porque a su disposición está todo lo bueno que hay en el inventario de su plantilla: Sergio García, Emana (quizás en su última actuación antes de perderse todo enero por culpa de la Copa de África), Mehmet Aurelio, Arzu... Sólo se le cae Pavone, pero el argentino lleva más de un mes sin ver portería y su peso había ido decreciendo hasta mandarlo al banquillo en las dos últimas jornadas, así que su ausencia, a día de hoy, se antoja menor.

El caso es que el técnico verdiblanco está totalmente legitimado para repetir la alineación que no tuvo mayores problemas para imponerse hace siete días al Nástic. Tampoco los tendrá el uruguayo Martín Lasarte, antiguo jugador del Dépor, para hacer lo mismo. Su única duda es si coloca a su compatriota Bueno o a Agirretxe como delantero. La revelación del equipo, el joven Griezmann, empezará de suplente.

  • 1