jueves, 14 febrero 2019
15:10
, última actualización
Deportes

El Betis debe hacer lo que no hizo antes: resistir en la zona de ascenso

El Betis ha vuelto a la zona de ascenso, pero cada vez que estuvo antes casi no aguantó nada. Como mucho, tres jornadas. La mayoría de las veces salió de ella nada más llegar.

el 07 jun 2010 / 21:41 h.

Caffa, Pavone y Nelson celebran el 1-0 al Numancia.
El Betis tiene por delante muchos retos concentrados en los 180 minutos que quedan para que la interminable temporada de Segunda División alcance su punto y final. Su objetivo es celebrar el retorno a Primera cuando se cierre este pequeño ciclo. A dos partidos del término de todo, el conjunto verdiblanco puede presumir al menos de estar en una de las tres plazas que dan derecho al ascenso, pero he ahí el más importante de esos desafíos: conservar su privilegiada posición. Sólo lo debe hacer durante dos jornadas, pero es que el Betis ha carecido de la más mínima consistencia en las pocas veces que se ha colado entre los tres primeros durante toda la campaña. Su balance es bien clarificador: la del próximo fin de semana será la novena jornada en que el Betis se encuentre en la zona de ascenso, y hasta ahora lo más que ha aguantado ahí han sido tres partidos consecutivos. Y hace ya muchísimo tiempo, entre las jornadas 3ª y 5ª.

Estar en ascenso en nueve de 40 jornadas es un dato bastante revelador. Conservar ese puesto tan envidiado sólo durante tres jornadas seguidas como tope también aclara algunas cosas. La duda, por tanto, está servida: ¿será capaz esta vez de aguantar un par de partidos en la zona de ascenso y mantener su puesto hasta que acabe la temporada? Los precedentes dan una respuesta que no satisfaría nada a Víctor Fernández. El Betis empezó la temporada como segundo después de golear al Córdoba (3-0), pero inmediatamente cayó al octavo puesto tras perder contra el Hércules (3-2). A la semana siguiente recuperó la segunda plaza al volver a ganar 3-0, esta vez al Recreativo, y en esa ocasión sí tuvo cierta continuidad al batir luego al Albacete (1-3) y empatar con el Cartagena (0-0). El posterior empate con el Rayo (2-2) devolvió al Betis a las afueras de la zona de ascenso, a la que no regresó hasta la 16ª jornada, gracias a otro 3-0, ahora frente al Nástic. Pero la alegría le duró nada, el tiempo de ir a Anoeta y perder con la Real (2-0).

A partir de ahí, otras once jornadas sin oler el trío cabecero hasta que llegó Víctor, empalmó cuatro victorias consecutivas y subió al tercer puesto tras la cuarta de ellas (2-0 al Castellón). Luego hizo el ridículo con el Girona (0-1), pero aun así retuvo la tercera posición. La perdió al empatar con el Villarreal B (2-2), la recobró al golear al Cádiz (4-0) y la volvió a perder en Vigo (1-1). Y así hasta el sábado, cuando ganó al Numancia, y hasta el domingo, cuando ninguno de sus rivales directos (Levante, Hércules y Cartagena) fue capaz de sumar tres puntos.

NO COMO SUS ADVERSARIOS. La personalidad y el aplomo que le han faltado al Betis cuando la vida le ha sonreído sí aparece de sobra en todos sus enemigos directos. La Real Sociedad se situó entre los tres primeros en la 6ª jornada y desde entonces no ha salido de ahí; en total, 35 jornadas en esos puestos, veinte de ellas como líder. El Hércules ha pasado 26 jornadas en la zona de ascenso, pero ha tenido la desgracia de salir de ahí cuando sólo faltan dos para el final. El Cartagena también ha estado arriba bastante más tiempo que el Betis (30 jornadas en total), pero su infortunio también es que salió en el peor momento, a falta de cinco encuentros para el final, curiosamente después de caer en el campo donde jugará el Betis este domingo (1-0 contra el Salamanca). El Levante es el único de los candidatos que ha pasado menos días que el Betis en el trío cabecero: en concreto han sido siete jornadas, pero todas consecutivas, desde que en la 33ª goleó al Girona hasta ahora.

  • 1