Deportes

El Betis despide con honor a Mauduit, un "eslabón clave" de su historia

Guillén, Gordillo y Bosch representaron al club en el sepelio por el expresidente.

el 26 feb 2012 / 20:55 h.

Gordillo, Bosch y Guillén, con Eduardo Herrera en el tanatorio.
El Betis y Sevilla en general despidieron ayer con los honores que se merecía a Juan Manuel Mauduit, que entre otras cosas pasará a la historia por ser presidente del club verdiblanco durante cuatro años, entre 1979 y 1983, y directivo durante más de una década desde que entró en 1967 como secretario de la junta de Julio de la Puerta. El prestigioso abogado e ilustre bético fue enterrado y la misa en el tanatorio de la SE-30 contó con la lógica representación de una entidad a la que defendió hasta última hora. Basta recordar su brillante y emotiva intervención en la junta de accionistas de junio de 2011, en la que Miguel Guillén ocupó el puesto que él tan bien conocía en sustitución de Rafael Gordillo. Los dos estuvieron en el acto junto a José Antonio Bosch después de que el Betis se refiriese al fallecido como "un eslabón clave" en la historia de las trece barras. Mauduit, por cierto, tuvo a Gordillo como jugador.

Con la muerte de Mauduit, nacido el 20 de mayo de 1926, se va un trozo importante del Betis moderno. A él le cupo el honor de suceder a un grande, José Núñez Naranjo, y la responsabilidad de remodelar el estadio para el Mundial de 1982. Fue un hombre de consenso, afable en el trato y recto en la gestión. En 1980 dio una buena muestra: el día antes de dinamitar la tribuna de Preferencia empezó una huelga en la construcción, pero Mauduit juntó a patronal y sindicatos y la huelga fue desconvocada a principios de julio; el paro habría sido fatal para las obras en el Benito Villamarín.

El Sevilla también tuvo representación en el sepelio (acudió el expresidente Rafael Carrión, entre otros). No es extraño, dadas las buenas relaciones con el eterno rival durante su mandato. En 1980, de hecho, el Betis jugó dos partidos en el Pizjuán (4-1 contra Las Palmas y 0-1 ante el Atlético) por las obras en Heliópolis. El Betis de Mauduit fue un ejemplo de estabilidad deportiva y social: se acabó el estadio, el equipo no salió de Primera y se clasificó para la UEFA en 1982, se fichó a Luis Cid Carriega tras tres años en el Sevilla, llegaron jugadores como Morán o Rincón... Descanse en paz.

  • 1