Deportes

El Betis echa de menos a sus delanteros y a Emana

Rubén Castro ha hecho un gol en seis jornadas y Jorge Molina lleva dos meses sin ver portería en la Liga.

el 07 feb 2011 / 20:56 h.

Rubén Castro, Emana y Jorge Molina, con Salva Sevilla, celebran un gol.
El socavón donde se ha metido el Betis coincide con el apagón de su ataque, inconmensurable durante 20 jornadas e inexistente a partir de entonces. Que el conjunto de Heliópolis haya perdido el liderato y tres partidos consecutivos no es sólo culpa de que sus delanteros se hayan quedado sin puntería, pero la pegada era un factor clave para entender por qué el Betis lideraba la Segunda con autoridad, así que la falta de gol también puede explicar por qué ese equipo vaga ahora sin rumbo. La racha, de hecho, coincide con sus tres partidos sin marcar. Y los nombres fundamentales parecen claros: Rubén Castro, Jorge Molina y Emana. El Betis los echa de menos.

Rubén Castro va camino de mejorar su récord como profesional, los 22 goles que hizo para Las Palmas en la 2003-04, pero desde hace un par de meses ha bajado el ritmo, algo lógico por otra parte. El caso es que el canario sólo ha convertido una diana en las seis últimas jornadas, las que coinciden con 2011, y además fue de penalti (contra el Alcorcón). El pichichi bético, que no se ha perdido ni una jornada liguera, es uno de los que más acusan la acumulación de minutos después de la maratón de enero.

Jorge Molina lo lleva peor. Marcó cuatro goles en las eliminatorias coperas frente a Getafe y Barcelona, pero en la Liga no se parece en nada al hombre que el año pasado deslumbró con 26 dianas en el Elche. Hasta ahora apenas lleva seis y la última de ellas es del 11 de diciembre ante el Córdoba, hace dos meses. Son ya siete jornadas consecutivas sin que haya visto portería en Segunda. La pasada campaña a estas alturas ya sumaba 11.

Y falta el factor Emana. El camerunés suele ser criticado por su irregularidad y su indisciplina táctica, pero su ausencia lo ha confirmado como imprescindible en un grupo que de repente es frenado por sus adversarios con facilidad. Sin el africano, el Betis ha sufrido cuatro de sus cinco derrotas (la única con él en el campo fue la de Cartagena). Emana ha jugado 14 partidos en los que su equipo ganó diez veces y marcó 32 goles (2,2 por choque). En su ausencia, el Betis disputó otros 12 partidos en los que apenas logró 14 goles (1,1 de media). En realidad no hace falta recurrir a los números para comprobar que, sin Emana sobre el césped, los rivales del Betis se ahorran mucha preocupación.

  • 1