Deportes

El Betis firma su peor noviembre en Segunda y el cuarto peor de su historia

El fútbol es de espíritu caprichoso, aunque las estadísticas pulverizan la sombra de la casualidad de un plumazo. 

el 26 nov 2009 / 21:38 h.

Los jugadores del Cádiz celebran el gol del empate en Carranza

El Betis de Tapia es un cadáver en noviembre, una consecuencia de su pésimo inicio de Liga. Los heliopolitanos sellan, a un partido de finalizar el ciclo mensual -el domingo se medirán a Las Palmas-, su peor promedio de puntos de la historia en una categoría inferior a Primera División y el tercero de la globalidad.

Sólo los equipos de los ejercicios 42-43, 88-89 y 90-91 fueron aún peores en este mes. Y, curiosamente, los tres descendieron, aunque en sus casos fue a Segunda.

Anecdóticamente, jamás el conjunto de las trece barras firmó menos de un punto por duelo en un torneo inferior a la máxima en el undécimo mes del año. El Betis deambula por la categoría desde que el Real Unión, un recién ascendido con un esquema limitado y con el único objetivo de la permanencia, arañara un punto en el Ruiz de Lopera.

Y ha sido en el mes actual cuando se han disparado las alarmas. Primero fue el indultado Ogbeche el encargado de evitar el triunfo de los pupilos de Tapia en Carranza ante el Cádiz (2-2) y, posteriormente, el Celta de Eusebio Sacristán (1-1) y el Elche (3-0) hurgaron aún más en la incipiente herida.

El peor Betis en noviembre fue el de la campaña 90-91. Estrenaba el cartel de recién ascendido, -tras su exitoso regreso con Corbacho en el banquillo-, y los resultados fueron adversos desde el inicio.

En noviembre, el conjunto heliopolitano disputó tres encuentros, repartidos en un empate -1-1 ante el Oviedo en el antiguo Benito Villamarín- y dos derrotas -1-0 ante el Logroñés y 3-0 ante el Real Madrid, ambas a domicilio-.

Curiosamente, el técnico en aquel capítulo, José Luis Romero, no fue capaz de soportar la crisis y fue despedido antes de que expirara una temporada en la que los verdiblancos regresaron a Segunda, categoría en la que pagaron sus errores tres años de forma consecutiva.

Con idéntico grado de mediocridad caminó el de la 88-89, que, con Eusebio Ríos de máximo responsable, cedió dos empates -0-0 en su feudo ante el Logroñés y 1-1 en San Mamés ante el Athletic- y dos derrotas -una de local ante el Sevilla (1-3) y otra en el Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid (6-2)-.

Curiosamente, la debacle del Manzanares originó la destitución de Ríos en un banquillo que posteriormente fue propiedad de Pedro Buenaventura, que luego fue relevado por Cayetano Re.

Ninguno fue capaz de esquivar la guadaña del descenso a Segunda. Otro Betis discreto fue el de la 42-43, que, con Gómez Baraga de entrenador, sólo arañó dos empates -Deportivo y Castellón- en cinco partidos. Aunque sea una coincidencia, aquel once infame en noviembre también bajó a Segunda.

Un Betis brillante  

Sin embargo, ha habido otros equipos que sí han brillado en el mes de noviembre. El mejor Betis de todos los tiempos en el undécimo ciclo del año fue el de la 53-54, que, en Tercera, fue un autoritario campeón de Liga.

Si la victoria se hubiera premiado con tres puntos hubiera promediado 3 por jornada, el mejor balance de la centenaria historia del club. El conjunto de los González, Cifuentes, Gabilondo, Moruca, Enrique u Orive fue campeón y se alzó con la victoria en todos sus compromisos -cuatro- del mes.

Y en lo que a la clasificación del mes se refiere, sólo cinco equipos aún no han ganado -Numancia, Castellón, Real Unión, Cádiz y el propio Betis-. El líder es, con pleno, el Elche de Bordalás.

  • 1