domingo, 16 diciembre 2018
18:29
, última actualización
Deportes

El Betis pasa de la ruina total al superávit

El club se marca como objetivo tener los 7 millones anuales del convenio en caja antes de que empiece cada temporada. Este año ya los tiene.

el 05 jun 2012 / 21:17 h.

Miguel Guillén, flanqueado por Fernando Criado y José Antonio Bosch.
El consejo de administración que entró en el Betis gracias a la intervención judicial de las acciones de Farusa se topó con un equipo en Segunda y un club en la más absoluta de las ruinas, abocado al concurso de acreedores y con más trampas que un campo de minas. Un año y medio después, la entidad verdiblanca ha superado la fase del concurso, ha aprobado un convenio que reduce la deuda de casi 100 millones de euros a unos 50 y se dispone a afrontar ocho o diez años fundamentales para sanear sus cuentas y dejar la deuda a cero. La transformación de la entidad, ya en Primera División, ha sido total y el trabajo ha resultado tan eficiente que en sus cuentas, mermadas por déficits tremendos dijese lo que dijese Manuel Ruiz de Lopera , se prevé superávit desde ya mismo.

En realidad, el concepto con que trabajan los rectores del Betis no es superávit en sentido estricto. Lo que el consejo de administración se ha propuesto es que los aproximadamente 7 millones de euros que deberá pagar cada temporada a sus acreedores (4,1 para Hacienda y unos 3 para los créditos ordinarios) estén en la cuenta corriente del club antes del principio de cada campaña. En otras palabras, que sea un dinero real, no dependiente de algún ingreso previsto y por tanto no sujeto al riesgo de que el Betis no consiga la cantidad en cuestión por el motivo que sea.

El presidente, Miguel Guillén, lo explica de la siguiente guisa: "El Betis debe tener superávits todos los años a partir de ahora. De hecho este año ya ha dado superávit, y explico por qué, es fácil de entender: tenemos que empezar todas las temporadas al menos con el dinero que tenemos que pagar ese año a los acreedores. Llámelo superávit o como quiera, porque no es para el club sino para los acreedores, pero como tenemos que ser muy previsores y escrupulosos  con el convenio, debemos empezar todas las temporadas con el dinero en caja , tanto el de los acreedores ordinarios como el de Hacienda, para no arriesgar lo más mínimo".

El objetivo está marcado y el Betis, además, comenzará la temporada 2012-13 con los deberes cumplidos. "Afortunadamente vamos a empezar cumpliendo en este sentido. El Betis pretende iniciar todas las temporadas con el dinero que debe a los acreedores en caja. Se trata de tenerlo de antemano, no especulando si vamos a ser capaces de generarlo a lo largo de la temporada. Este año ya tenemos lo que vamos a tener que pagar la próxima temporada, y eso no se toca", cuenta.

Ese superávit, entre comillas, sería algo así como una partida de ingresos al margen de los contenidos en el presupuesto habitual. Es decir, que el Betis, a día de hoy, ya tiene en caja los 7 millones que dedicará a pagar el convenio de acreedores durante el próximo ejercicio. De hecho, el club de Heliópolis ya pagó 2 millones de euros "del tirón" a Hacienda nada más firmar el convenio singular con la administración pública, el pasado 22 de mayo. "Es lo que debemos tener siempre en caja para afrontar la temporada con la tranquilidad de que el club no va a liquidación. Si después no somos capaces de generar lo que hemos dicho, el dinero para los acreedores está ahí", sigue explicando el dirigente verdiblanco.

La duda es la siguiente: ¿conseguirá el Betis compaginar el pago de la deuda con el crecimiento deportivo? "Sin hacer barbaridades, en el consejo entendemos que sí", responde Guillén. "Y ahora la dirección deportiva ya puede hacer las virguerías que tenga que hacer y decir que puede fichar a Cristiano Ronaldo por 10 millones en vez de por 25", agrega. "Las cuentas están bien, pero el año que viene las mejoraremos", llega a proclamar. Pero que nadie piense ahora que esta especie de holgura equivale a dinero a espuertas: "No podemos decirlo abiertamente y que la gente piense que tenemos un montón de pasta que gastar, porque no la tenemos. No es nuestra, es de los acreedores. Preferimos ser precavidos y tener el dinero de antemano, pero ese dinero va a ir destinado siempre a pagar a los acreedores", reitera una vez más el presidente.

LA TELEVISIÓN. El cumplimiento del plan de viabilidad y la disponibilidad de 7 millones de euros antes incluso de que comience el ejercicio económico están muy relacionados con la firma del nuevo contrato televisivo, que garantiza al Betis el cobro de 30 millones de euros anuales si se mantiene en Primera. Una de las diferencias entre este contrato y el anterior es que si el equipo desciende a Segunda, Prisa TV seguirá pagando un dinero al club, aunque será bastante inferior al de Primera. En los dos últimos años del Betis en la categoría de plata, su anterior contrato con Sogecable fue inválido y tuvo que negociar sobre la marcha con Mediapro, que le dio unos 2,3 millones por ejercicio.

  • 1