Deportes

El Betis, paseíllo entre la suerte y la muerte

El Betis se ha sumergido totalmente en la lucha más dramática por la salvación, cuando la Liga se apresta a las penúltimas boqueadas. Con el último 'Miura' de 2009 ya arrastrado en la Maestranza, al Betis le quedan aún cuatro paseíllos de lo más dramático y el Destino en una encrucijada: la suerte o la muerte.

el 16 sep 2009 / 02:13 h.

Entiéndase aquí 'carambola' en un solo sentido de los que vienen en el Diccionario de la Real Academia: "Casualidad favorable". Visto lo visto con el Espanyol y el Atlético de Madrid, y vistas las llegadas de los perseguidores en el último tramo, en efecto, al Betis sólo lo pueden salvar una o muchas carambolas en el sentido de 'casualidad favorable'. ¿Casualidades, carambolas? Por ejemplo, y mira por dónde, que el Athletic Club de Bilbao y de Caparrós reserve futbolistas y espíritu guerrero con vistas a la final de Copa. Por ejemplo, y otra casualidad, que en un día de éstos, a los futbolistas del equipo del Real Betis Balompié les arda la sangre de ver lo que ven y de hacer lo que hacen. Por ejemplo, y otra casualidad, que todos los que tengan cierto poder de decisión en el club recapaciten sobre la situación y admitan que, con el capital sentimental y de afición de este club, hacerlo peor se adivina casi imposible?

En cada uno de los los últimos cuatro años, el Betis viene salvando con escasísima gloria, pero al menos sin daños trágicos (hasta ahora) estos paseíllos entre la suerte y la muerte. Tras escapar por tablas en 2006, 07 y 08, la situación vuelve a amenazar ruina: no sólo se ha extinguido el 'Efecto Nogués'; ya no cabe recurrir al 'Efecto Chaparro'. No se sabe si quedan efectos. Lopera está recogido, como ido, y en el seno de su consejo directivo, la real inquietud parece centrarse en las disputas intestinas. Así las cosas, ¿es exageración escribir que el Betis está en manos de la casualidad, entre la suerte y la muerte?

Lo menos malo parece ser el calendario; una estupefacción que hiela toda sangre verdiblanca parece haberse adueñado de esta plantilla, que ofrece la impresión de haberse resignado a su Destino: "Perded toda esperanza los que entréis en Heliópolis", hubiera dicho el Dante. No es eso lo que merece la afición del Real Betis Balompié, el día en que arrastraron el último 'Miura', en mayo de 2009.

  • 1